Publicado el

PLANETA AL LÍMITE DE LA SOSTENIBILIDAD

¿Qué futuro espera al género humano en un planeta al límite de la sostenibilidad provocada por el macro-organismo en que se ha convertido?

 

Es importante no dar por vencidos y perder la esperanza pues, como estamos argumentando razonablemente, resulta plausible que los humanos tenemos el poder y el conocimiento para saber cómo conseguir alcanzar un futuro mejor y sostenible… Pero nos falta tomar conciencia de la situación y gestionar adecuadamente, con el protagonismo responsable que nos corresponde, los medios de que disponemos para buscar y encontrar, en el ámbito personal y colectivo, las soluciones urgentes y necesarias, entre las muchas posibilidades que tenemos a nuestro alcance, para regular el control homeostático equilibrado y sostenible del sistema antrópico, entre biológico animal {y/o} humano sociocultural, que hemos generado.

Sin embargo, la situación no es fácil, sino por el contrario muy complicada y compleja. Para resumir y simplificar la pregunta y sus posibles interpretaciones o respuestas, centraremos el planteamiento de la pregunta propuesta a reflexión en proposiciones hipotéticas extremas o antagonistas, pero a la vez manteniendo todas las inferencias opcionales de soluciones intermedias, posibles y equilibradas que pueden darse entre las relaciones intra-específicas de los seres humanos, también las extra-específicas y las ecológicas con los ambientales acuáticos, aéreos… y terrícolas. Pues del mismo modo que hay infinidad de matices entre los colores espectrales luminosos entre la banda blanca {y/o} la negra, también podemos intuir y encontrar infinidad de posibles soluciones predictivas posibles y estables sobre el devenir humano del futuro desde un planteamiento de extremos idealizados e inestables… Tal enfoque nos permite adelantar, de antemano, que las soluciones realistas posibles para el futuro de la sociedad humana deben hallarse en el equilibrio equidistante y estable, siempre temporal e imperfecto, pero armónico y sostenible entre opciones utópicas o idealizadas, que debemos superar por inestables e insostenibles.

Así, por ejemplo, desde un planteamiento sistémico biológico-ecológico, podemos hipotetizar entre dos sistemas antagónicos e idealizados de sociedad humana, pero a la vez relacionados, simétricos y entrelazados: un ideal de sociedad que responda a un modelo entre simbiótico-cooperante {y/o} parásito-egoísta. Centrándonos en el caso de una sociedad decantada hacia el diseño simbiótica-cooperante primarían las características humanas de solidaridad, en base a relaciones respetuosas y dialogantes, que trataran de conseguir el mejor beneficio entre las partes componentes del colectivo humano, en los diferentes niveles de complejidad. Y, por supuesto, en sintonía con lo anterior favorecerían los valores y actitudes socioculturales de equivalencia respetuosa y de equilibrio ajustado entre las obligaciones y derechos de los ciudadanos con las instituciones locales, nacionales e internacionales… también familiares y educativas. En el segundo caso, desde el mismo enfoque del pensamiento biológico-ecológico, pero en el polo opuesto de sociedad parásito-egoísta primarían actitudes y comportamientos egocéntricos y exclusivistas, tribales y excluyentes entre los ciudadanos y las instituciones. Lógicamente, tal modelo de regulación homeostática cabe esperar que potenciara relaciones personales individualistas e institucionales coercitivas entre amos y siervos, a la vez que estimularía actitudes sociales y culturales basadas en la prepotencia bipolar de unos pocos amos y el miedo servil de la inmensa mayoría de lacayos o esclavos sumisos…

Entre estos dos planteamientos extremos de regulación homeostática de las comunidades humanas podemos inferir infinidad de soluciones intermedias posibles, más o menos equilibradas y estables, con más perspectivas de futuro sostenible y esperanzador que en cualquiera de las aproximaciones extremas o radicales excluyentes. Desde luego, la historia de la naturaleza que hemos contado nos enseña, hasta la evidencia insistente y repetitiva, que el éxito de las re-evoluciones en la Naturaleza ha sido posible gracias al equilibrio estable entre situaciones antagónicas, simétricas y entrelazadas, tanto en los sistemas físico-cósmicos como en los terrestres químico-biológicos y socioculturales-humanos. Nos hallamos, pues, ante una ley natural válida tanto para la dinámica clásica de Newton como para el proceso biológico de selección natural, acuñado por Darwin para los sistemas naturales biológicos. Es decir, que en esta breve y bella historia del mundo natural comprobamos que el principio físico newtoniano de acción causal {y/o} reacción efectiva es equivalente al principio biológico darwinista de la selección natural entre el individualismo egoísta {y/o} la cooperación asociativa. Comprobamos que son principios o leyes válidas tanto para los sistemas naturales físico-cósmicos, terrestres geoquímico-biológicos como animales-humanos.

Con la ventaja interesante de que en los sistemas biológicos y socioculturales humanos depende de nosotros que evolucionemos en el futuro por la vía parásito-egoísta, o bien, por la simbiótico-cooperante. Contamos, pues, con una razón muy poderosa a favor del sí a esta pregunta, ya que tenemos el poder y el saber para encontrar un equilibrio ventajoso entre las opciones antagónicas de sociedad humana en el futuro. Por tanto, depende de nosotros y no exactamente de los dioses y de fuerzas misteriosas o sobrenaturales que otra historia y otra humanidad sean posibles. La solución es que debemos valorar y primar la educación y la cultura de los ciudadanos como la mejor inversión de futuro equilibrado para lograr la paz y el bienestar social en cualquier pueblo o nación.

Pero hay otro planteamiento de predicciones hipotéticas extremas en el que la especie humana podría también aspirar y salir airosa de la crítica situación del momento presente. Puesto que, desde un planteamiento cósmico extraterrestre, podemos plantear el dilema simplificado de extremos siguiente: como aquí y ahora no hay futuro sostenible a medio y a largo plazo para la incontrolada plaga humana, que está agotando el territorio y contaminando el resto de recursos naturales básicos para la vida, exploremos fronteras fuera del espacio terrestre en busca de nuevos horizontes de supervivencia. Es decir…

 

94

¿El ente humano se halla en condiciones de emigrar y trasladar el fenómeno

específico de su evolución a otros lugares del Universo?

 

Los indicadores que tenemos apuntan hacia el sí pues, teórica y tecnológicamente, la humanidad está en condiciones de intentarlo y se halla inmersa en los primeros balbuceos en la tentativa de expansión por el espacio planetario del sistema solar más próximo. Nos hallamos ante una situación equiparable a la de nuestros antepasados cuando hace unas centenas de miles de años invadieron el continente africano y en unas decenas de miles de años ocuparon el resto de continentes del planeta. Al día de hoy, puede parecer una opción muy remota, incluso de ciencia ficción, pero podemos hacer inferencias razonables sobre hechos retrasados en el tiempo y distantes en el espacio cósmico. Y desde luego, es una actitud humana, creativa y científica plantearnos retos futuros posibles, razonables e imaginativos que nos aguardan en la conquista del espacio. El astronauta Pedro Duque a la pregunta de un periodista sobre: “¿Qué se nos ha perdido allá afuera?”…  Comentó: “Esa pregunta es la misma que pudo hacer un tipo en un valle de Kenia a su compañero de tribu, cuando este le dijo que quería pasar la montaña para ver lo que había detrás: ‘Con lo bien que estamos aquí.’ Siempre hay gente así; pero, por suerte, siempre ganamos los que sentimos esa curiosidad. Hay que ver más allá…” (XL Semanal 1465, 22-28 de noviembre del 2015).

Ante la intuición optimista afirmativa a la pregunta propuesta: ¿Qué es lo que podría suceder?… Sabemos muy poco, todavía, sobre las nuevas y variadas condiciones ambientales del espacio cósmico y las consecuencias que se derivan para la supervivencia del ser humano fuera del espacio terrestre. Pero algo podemos anticipar, en el terreno de las suposiciones hipotéticas sobre las poblaciones humanas instaladas en posibles aldeas del espacio sistémico solar, y algo menos en otros sistemas estelares galácticos, durante largos períodos de tiempo. Ciertamente, las hipotéticas poblaciones humanas colonizadoras al quedar aisladas por barreras espaciales, difíciles de franquear por el humano terrestre invasor, o bien cualquier otro competidor cósmico, comenzarían a cambiar y a diferenciarse con diferentes respuestas adaptadas a las nuevas condiciones y circunstancias del medio ambiental cósmico ocupado…

Consiguientemente, se produciría con el tiempo deriva genética y divergencias morfológicas y anatómicas, también sociales y culturales en respuesta a los diferentes hábitats del espacio cósmico ocupado. Además, los intentos de colonización serían múltiples y la mayoría cabe esperar que fracasaran en el intento, o bien, en la tentativa de asentamiento. Todo, en principio, similar a como hemos visto que debió acaecer en las etapas de hominización y humanización del ente humano en el pasado, prehistórico e histórico, en los diferentes ambientes ecológicos desde la zona del Rift en el continente africano y en el planeta entero después, pero cambiando el escenario terrestre por el ámbito extraterrestre invadido… Con imaginación y optimismo podemos hacer predicciones sobre hipotéticos intentos en colonizar el espacio extraterrestre al triunfar en el aterrizaje. Al cabo de unas decenas, centenas y hasta miles o millones de años sin contacto con el linaje originario de la Tierra serían, sin duda, muy diferentes a sus ancestros y a otras posibles colonias exitosas en el espacio exterior. Tanto que la posibilidad teórica, aunque algo lejana en el contexto actual científico y tecnológico, serían hipotéticamente posibles en un tiempo más o menos próximo…

Podemos seguir especulando que tras mucho tiempo y muchísima suerte, acompañada por la acción necesaria de las cuatro fuerzas fundamentales que mueven al mundo, con sus respectivas leyes naturales, estuvieran activas en las nuevas condiciones ambientales, es probable que evolucionaran en poblaciones, tan diferentes biológica y culturalmente, que podrían ser no sólo variedades humanas diferentes sino, incluso, especies biológicas totalmente distintas a la única especie humana actual. Por tanto, estaríamos ante otra aventura de especificidad biológica y sociocultural diferente a la nuestra. Y, en la lógica biológica, incapaces de reconocerse y atraerse sexualmente e intercambiar genes entre los machos y las hembras de las poblaciones aisladas con los sapiens terrestres originales. Pues en el supuesto hipotético de que volvieran a encontrarse serían biológica, social y culturalmente tan diferentes que, con toda seguridad, hasta tendrían problemas para poder comunicarse… y muchas más para atraerse hormonalmente y reproducirse sexualmente entre sí.

Dejando las especulaciones anteriores vamos a centrarnos en lo que podemos hacer ahora mismo ante la situación de futuro más inmediato y próximo. Estamos adquiriendo aptitudes tan poderosas que, si las usamos prioritariamente por la fuerza coercitiva biológica animal, o sea, sin tener en cuenta las cualidades socioculturales de la cordura razonable y equilibrada responsabilidad de seres humanos podemos llegar a autodestruirnos expoliando, contaminando, e incluso explosionando nuestra pequeña aldea planetaria con relativa facilidad y rapidez… y lo que es peor, de manera irreversible. Por ejemplo, si utilizamos el armamento nuclear atómico, químico o biológico del que disponemos, en guerras fratricidas para matarnos como moscas. También, si mantenemos el ritmo compulsivo consumista y despilfarrador de los recursos naturales, junto con la contaminación ambiental consiguiente de las últimas décadas, provocaremos cambios ambientales sin precedentes, por su rapidez y envergadura, a la vez que unas migraciones brutales de gentes en un planeta superpoblado y bipolar, como el que nos hallamos ¡ya!…

De momento, estamos inmersos en una crisis mundial de caballo que los expertos ecólogos economistas califican de crisis sistémica. Es decir, que el sistema social, económico y político mundial imperante actúa de agente polarizador escandaloso entre unos pocos muy ricos embrutecidos por la ambición del poder que da el dinero; y la inmensa mayoría, cada vez más numerosa e inmensamente pobre, hambrienta… y excluida del sistema. Voces actuales autorizadas denuncian la indignidad de esta situación y la indecencia ética y moral de algunos personajes poderosos que la han provocado. Charles Ferguson, por ejemplo, ha denunciado esta situación mundial de personas desvergonzadas, cuando el 27 de febrero de 2011, al recoger el Oscar a la mejor película documental “Inside Job”, en el Kodak Theatre de los Ángeles, dijo señalando directamente a los responsables del inicio de la actual crisis económica mundial: “Disculpen, debo empezar señalando que tres años después de nuestra horrible crisis financiera, causada por un fraude masivo, ni un solo ejecutivo financiero ha ido a la cárcel, y eso está pero que muy mal.”

También, el ya citado economista Nicholas Stern alertó al mundo sobre el impacto del recalentamiento global y consiguiente cambio climático, con las consecuencias nefastas y que preconiza muy próximas para el futuro de la economía industrial y tecnológica, en manos de oligarquías que potencian políticas de pasividad o de brazos caídos frente al problema medioambiental. En 2005, este prestigioso economista presagió niveles de pobreza masiva y tensiones migratorias de gran envergadura y traumáticas… Ya en el 2011, recordó que nos quedaban unos diez o quince años para reaccionar, si no queremos caer en un futuro “irreversible y para nada halagüeño”, empleando en su pronóstico futurista una insinuación muy suave. Es decir, que otro posible planteamiento sobre el futuro del linaje humano podría plantearse…

 

Publicado el

HACIA UN SISTEMA EDUCATIVO DE EXCELENCIA CIENTÍFICA: EQUILIBRADO Y SISTÉMICO

¿Qué valores educativos éticos y morales, conocimientos formativos, actitudes sociales y competencias personales,

deben estimularse en la ciudadanía del futuro?

 

Todos y cada uno en nuestras familias y pueblos, instituciones locales, nacionales e internacionales: Tenemos el deber -y, más que todas las generaciones anteriores, los medios- de contribuir a esa empresa de salvamento; con sensatez, con lucidez, pero también con pasión e incluso, con ira. Sí, con la ardiente ira de los justos.  Esta debería ser la actitud sana y comprometida, como recordamos en la presentación y a lo largo de este breve ensayo reflexivo sobre la evolución del mundo natural y, que Amin Maalouf nos arenga a conseguir en `El desajuste del mundo´.  Ahora bien, desafíos tan ambiciosos no se improvisan de la noche a la mañana, antes bien precisan de una revolución tranquila para una sociedad hiperpolarizada, que precisa de pactos sociopolíticos prioritarios por alcanzar una educación equitativa y de excelencia cultural sistémica en las actuales y venideras generaciones. Esta Reflexiva historia de la evolución natural nos enseña algunas lecciones importantes que debemos aprender y tener muy en cuenta, si queremos tener un futuro estable y pacífico. A saber:

  • En la cúspide de la rama animal del árbol de la vida se hallan los seres humanos dotados de un cerebro con capacidad para construir el mapa geográfico temporal del ego personal y generar homeostasis sociocultural consciente y reflexiva, emotiva, creativa y dialogante que autorregula la supervivencia individual y la evolución permanente de la especie, sin poner en peligro la sostenibilidad del planeta.
  • Todos y cada uno de los seres humanos somos corresponsables de un protagonismo privilegiado para que la historia más bella y maravillosa del mundo siga adelante y que las generaciones próximas y futuras puedan continuar y superarla.
  • El reto pasa por elevar la cota de excelencia personal y el equilibrio estable y pacífico sociocultural de una nueva mayoría ciudadana frente a los tópicos socioculturales ancestrales y a las todopoderosas oligarquías tradicionales.
  • Hay esperanza, pero debemos avanzar en el cambio ¡ya!, de lo contrario puede que lleguemos tarde… En el sentido de que el proceso sea irreversible. Somos una especie con características y poderes capaces de conseguirlo. Puesto que contamos para ello con los conocimientos teóricos y los adelantos tecnológicos, también con los medios materiales, humanos y económicos para encontrar soluciones.
  • Ahora bien, es preciso priorizar y potenciar una educación para la vida desde el pensamiento humano reflexivo y sistémico integrado en valores naturales, procesos formativos y aptitudes competenciales adaptados a la nueva era…

Este breve ensayo histórico y científico de la evolución natural del mundo puede ayudar en la búsqueda de soluciones prioritarias al principal reto para conseguir un porvenir del mundo más estable, pacífico y feliz. Para ello proponemos algunos frentes de actuación educativa y formativa en los ámbitos familiar, social e institucional locales, nacionales e internacionales:

  • Proyecto educativo de escolarización en las etapas básicas de Educación Infantil y Primaria, integrado y coordinado en las vertientes: familiar, social e institucional. Legislar e invertir en la protección de las futuras madres y en la selección de los maestros de Educación Infantil y Primaria, de modo que se aseguren profesionales vocacionales competentes, comprometidos y responsables…
  • Proyecto educativo y cultural de excelencia sistémica para los niveles de Educación Secundaria y de Bachillerato: que marque objetivos competenciales en el horizonte referencial del conocimiento humano sistémico de los adolescentes integrando cualquier otro tipo de conocimiento intuitivo o de creencias culturales, siempre con la perspectiva histórica del pasado y abierta hacia el futuro con respeto y tolerancia. Por supuesto, coordinado en las tres vertientes educativas y formativas de la propuesta anterior: familiar, social e institucional. Legislar la selección de un profesorado vocacional docente para estos niveles: Bien formados en la materia específica que impartan, así como preparados y arropados pedagógica y psicológicamente por expertos en la evolución psíquica y emocional de los adolescentes y jóvenes… a los que deben estimular, formar y enseñar como mentores y orientadores.
  • Pacto de Estado por la educación por encima de las diferencias ideológicas o políticas para alcanzar un nivel de excelencia cívica y cultural equitativo y de alta calidad científica sistémica: familiar, social e institucional. Por supuesto, arropado con una inversión pública preferente y generosa en las dotaciones presupuestarias materiales, económicas y de profesionales docentes vocacionales competentes en Pedagogía y Psicología. De manera que los gastos en educación y cultura de la ciudadanía sean considerados por las instituciones y por la sociedad como la mejor inversión de futuro para todos y nunca como mercancía de gestión pública mediocre y mucho menos de especulación elitista de grupos de presión política, ideológica, económica… nacionalista o religiosa.

Los paradigmas  educativos  sociales y culturales, informativos y formativos, que se desprenden de esta Reflexiva historia de la evolución natural, y que deberían ser amparados por el proyecto curricular del Pacto de estado por la educación en las diferentes etapas y cursos, siempre de acuerdo con los avances, científico-evolutivos e históricos antropológicos de la Paleontología y neurológicos de la Psicología evolutiva y de la Pedagogía del aprendizaje, podrían ser entre otros:

Paradigma 1

Los recursos materiales y energéticos de la Tierra son limitados y cambian y se reciclan lenta y periódicamente en los ecosistemas: bosques, praderas y desiertos, así como ríos, lagos, mares… y glaciares. Gracias a los cambios reversibles entre la masa material {y/o} la energía funcional, gentileza de las fuerzas fundamentales y leyes permanentes de la naturaleza, los ecosistemas naturales no generan basuras contaminantes y pestilentes. Muy al contrario, todo cambia y nada se pierde, pues todo se recicla o regenera, desde los frutos, hojas, raíces de las plantas, los excrementos de animales… y los restos mortales. El reciclaje de la biomasa terrestre es posible y necesario gracias a la generación de las cadenas y redes alimenticias o nutricionales con interacciones e interdependencias muy variadas, complejas y diversas entre los individuos de especies diferentes, pues cada especie biológica tiene un papel alimentario o nicho ecológico, entre presa {y/o} depredador, que debe respetar y acatar en los diferentes ecosistemas donde vive. De igual manera, los individuos de una misma especie se renuevan al reproducirse y se proyectan en la descendencia con posibilidades de perpetuar los genes individuales y la permanencia temporal sostenida como especie biológica.

  • En consecuencia:

*La vida come vida y todos los seres orgánicos, los humanos incluidos, dependen unos de otros para poder sobrevivir como individuos y permanecer temporal y en equilibrio estable como especies en su nicho ecológico… Debemos lograr un equilibrio respetuoso entre la agricultura y la ganadería de las variedades autóctonas frente a la industrial biotecnológica de las variantes transgénicas patentadas por multinacionales..

*Lógicamente, las individualidades y las especies biológicas conectan e interaccionan entre sí formando parte de la biocenosis en las condiciones ambientales del biotopo en los ecosistemas donde viven.

*La cultura del reciclaje selectivo de los residuos domésticos e industriales y de la biomasa de los bosques, como fuente de materias primas y de energías limpias y renovables, debe ser un valor estratégico a transmitir desde la infancia en la familia para que la supervivencia humana y un futuro sostenible del planeta y de la vida, sustituyendo a los combustibles fósiles por energías renovables menos contaminantes como son la solar y eólicas.

* La paternidad y la maternidad humanas son derechos naturales que deben contar con las máximas garantías de equidad, libertad, madurez y responsabilidad posibles… favoreciendo también las adopciones legales.

*El nacimiento y la muerte son acontecimientos naturales que marcan el inicio y el final de los ciclos biológicos de las individualidades. Por tanto, son inherentes al fenómeno de la vida, también la humana… y con mucha sensibilidad y naturalidad, deberían explicarse en la familia, la sociedad y la escuela sin señuelos de falsas excepciones o ilusiones, desde los peques hasta los mayores… Respetando siempre cualquier opción explicativa personal con tolerancia y respeto, nunca impositiva e intimidatoria con premios o castigos en futuros mundos no demostrables.

Paradigma 2

Las fuentes de energía luminosa y calórica del Sol que llegan a la Tierra fluyen por los ecosistemas de la Biosfera y hacen posible que la materia inorgánica, siempre de acuerdo con las fuerzas y leyes naturales físico-químicas, se transformen en masa orgánica que circula generando cadenas y redes de alimentación que mantienen el rodaje perenne del fenómeno de la vida en la Tierra. Gracias al maravilloso proceso de la Fotosíntesis los organismos autótrofos transforman la energía luminosa del Sol en energía química almacenada en los alimentos. En consecuencia, la gestión homeostática de la vida distribuye la materia y la energía, en forma de alimento, a todos sus niveles de complejidad viviente: unicelular y pluricelular, vegetal y animal… Las células eucariotas con cloroplastos realizan la fotosíntesis y son autónomos en obtener su propio alimento. Son los organismos autótrofos y se hallan en la base de la pirámide de los niveles tróficos en los ecosistemas, como las algas y las plantas o vegetales. Los seres que carecen de células fotosintéticas son los consumidores o heterótrofos como los protozoos, hongos y animales, que se forman el resto de niveles más elevados y vulnerables de la pirámide trófica o de alimentación.

  • Todo lo cual implica que:

*Los organismos fotosintéticos son autónomos en la obtención del alimento y los consumidores dependen del alimento fabricado por los productores para poder sobrevivir.

*Los seres humanos somos animales con alto riesgo de extinción, pues nos hallamos en la cúspide de la pirámide alimenticia con una dependencia máxima, como consumidores omnívoros que somos…

*La sociedad humana actual tiene los conocimientos y la tecnología para que, con una buena gestión en la producción agrícola y ganadera, doméstica e industrial, haya alimentos suficientes y saludables para todos y que el hambre desparezca del mundo… Es una aspiración legítima que así sea manteniendo un equilibrio entre la agricultura y la ganadería domésticas {y/o} las industrias tecnológicas explotadas por las multinacionales del sector.

*El sistema educativo debe formar ciudadanos con valores y actitudes naturales conscientes de su poder responsable, también de su dependencia y fragilidad, al tiempo que respetuosas y agradecidas con el resto de seres vivos de los cuales dependemos para sobrevivir.

*Tanto las familias como las instituciones deberían transmitir a los futuros ciudadanos valores, actitudes, conductas y compromisos de respetuoso agradecimiento hacia las plantas y animales, los mares y océanos… y ser muy cuidadosos en el consumo y calidad del agua, aire y suelo, como recursos básicos necesarios y escasos.

Paradigma 3

La naturaleza nos enseña que funciona formando sistemas cada vez más complejos, donde todo está interconectado y es interdependiente. Las variables materiales {y/o} las energías se reciclan en los sistemas que conforman la naturaleza, transformándose entre sí, de acuerdo con las fuerzas fundamentales y las leyes naturales tanto en los sistemas inertes físicos y químicos como en los biológicos y humanos socioculturales. Cuando la naturaleza alcanzó niveles orgánicos de complejidad material y energética propios de la materia viva, que conocemos en la Tierra, las mismas fuerzas y leyes naturales han seguido actuando, sin problemas de sostenibilidad. Muy al contrario, han generado una enorme variedad de hábitats o biotopos en el planeta y una gran variedad de individuos en cada especie, a la vez que una diversidad inmensa de formas de vida específicas diferentes o biocenosis, hasta ahora mismo. El diseño de la especie humana es la que ha llegado más lejos con la complejidad del cerebro humano {y/o} las características socioculturales, mentales emanadas del mismo… con un potencial evolutivo acelerado y complejo enorme.

  • En coherencia consistente:

*Para alcanzar un futuro sostenible, sin problemas, debemos priorizar un Sistema educativo cívico social y cultural ecológico que responda, favorablemente, a los principios de las fuerzas fundamentales y a la ley de la selección natural. Y, por tanto, que estimule y potencie unas cualidades y conductas entre competitivas y asociativas, eficaces y respetuosas hacia el otro diferente, así como valores perennes de esfuerzo personal y equidad social, junto a actitudes de competencia, colaboración y solidaridad entre seres iguales o equivalentes.

*Debemos, pues, reinventar una cultura desde la naturaleza para la vida, donde el ambiente social y ecocultural, educativo, formativo y laboral sea más colaborador y solidario y menos individualista, egoísta y excluyente… En definitiva, que potencie la integración equilibrada frente a la segregación de las personas, pueblos y culturas… y la paz entre los pueblos frente a las guerras.

*Debemos fomentar, desde la infancia en el ambiente familiar y social, la autonomía individual resiliente  compatible con la colaboración social enriquecedora de los grupos sociales. Debe fomentarse el trabajo de equipo en el ambiente educativo institucional, que debe premiar más lo esencial y primero, como es: la satisfacción personal del esfuerzo en un trabajo hecho con ilusión y a la medida de las cualidades de cada persona, muy por encima de las notas o calificaciones académicas obtenidas…

*Igualmente, la labor educativa familiar, social e institucional no deben darse la espalda, y mucho menos entrar en conflicto, sino todo lo contrario: deben apoyarse para descubrir y fomentar los talentos naturales de cada persona, en la niñez y adolescencia, para que de jóvenes y adultos acierten en la elección de su futuro y encajen en la sociedad. De modo que el valor de alcanzar la satisfacción personal sea prioritario al valor del poderoso don dinero… Es decir, mejor potenciar el ser que el tener o poseer en la educación familiar, social e institucional.

Paradigma 4

El relato de la historia de la evolución natural del mundo deja muy claro que: la uniformidad de individuos y la escasez de alternativas ante el fenómeno de la evolución de los sistemas naturales son indicadores de agotamiento y falta de perspectivas para la futura evolución de cualquier sistema natural del mundo. Por el contrario, la variedad de individuos y diversidad de alternativas son señales de riqueza, equilibrio y futuro estable para cualquiera de los sistemas de complejidad naturales. En el caso concreto del sistema biológico y sociocultural del fenómeno antrópico: la variedad de individuos y la diversidad de pueblos, lenguas y culturas no deben ser, en modo alguno, una señal negativa o de alarma social, sino todo lo contrario un signo de una sociedad adulta, estable y preparada para que el mecanismo de la selección natural tenga más opciones donde elegir y pueda actuar asegurando el sistema ecosocial y cultural humano más adecuado y estable para superar los cambios de era, que suelen coincidir con crisis sistémicas complejas como la actual.

  • Por consiguiente:

*El Sistema educativo debe generar calidad de educación y excelencia de aprendizaje cultural abierto al mundo y a la vida, al tiempo que instruir y formar ciudadanos del mundo garantes de un futuro sostenible de la humanidad.

*Los sistemas sociopolíticos y económicos democráticos, con líderes y alternativas plasmadas en partidos políticos polivalentes, con posibilidad de alternancia en el poder tienen más garantías de resistencia de cara un futuro estable, próspero y sostenible, aunque supongan más riesgos que los sistemas monolíticos o totalitarios tipo dictaduras, o bien el equivalente actual de monopolios de grupos oligárquicos ocultos en paraísos fiscales con el poder omnímodo socioeconómico… y de recursos naturales básicos y escasos.

Paradigma 5

Por la Biología molecular y celular contemporánea sabemos que los patrones o locus cromosómicos del genoma celular del linaje humano son equivalentes y hunden sus raíces informativas y estructurales, atómicas y moleculares en el diseño molecular y celular funcional, que se remontan a los orígenes de la vida, desde los seres unicelulares procariotas bacterianos hasta las eucariotas algas, hongos y protozoos; y pluricelulares eucariotas plantas, animales, primates… y seres humanos.

  • En consecuencia:

*El diseño curricular educativo familiar, institucional y sociocultural debería transmitir características humanas de idoneidad selectiva para que la evolución de la vida y de la humanidad, sin exclusiones, pueda seguir en un planeta estable, en paz y con futuro permanente.

* El sistema educativo debería inculcar la biofilia, es decir, la equivalencia hermanada de todos los seres vivos ante el fenómeno maravilloso de la vida. En consecuencia, potenciar la inteligencia emocional hacia todos los diseños de la vida en la Tierra, muy especialmente la humana, como un valor esencial sano y natural.

*Así mismo, también debería promocionar y favorecer la cultura de la paz, en base a la igualdad equivalente entre las personas, civilizaciones o pueblos de la única y gran familia humana en el planeta, dando prioridad presupuestaria destacada a la inversión material, económica y profesional del Sistema educativo y cultural sobre cualquier otra cartera ministerial.

*De acuerdo con los objetivos educativos anteriores la pena de muerte debe desaparecer de cualquier sistema político para poder calificarse, culturalmente como democrático. También, poco a poco, las corridas de toros, peleas de gallos… ¿¡y qué decir de la violencia de género!?

Paradigma 6

La Ciencia avanza en la no-duda de manera lenta, pero certera e inexorable, al explicar el origen y la evolución de la Naturaleza tanto del Universo, como de la Vida y de la Humanidad en la Tierra. Las ciencias neurológicas han progresado de manera tan espectacular en las dos últimas décadas y descubren que la conexión interactiva e interdependiente entre el neocórtex cerebral {y/o] las características psicosociales y culturales estimuladas por el sistema ambiental familiar y educativo institucional es clara y determinante para llegar a la madurez adulta, honesta y responsable de las personas. De tal manera que las cualidades humanas aprendidas y transmitidas por el ambiente social y cultural sean las que equilibren y prevalezcan sobre las características innatas heredadas, genéticamente, en la evolución futura de la especie humana.

  • Por consiguiente:

*Invertir en educación tiene más sentido que gastar en educación, ya que el dinero destinado a la educación es la mejor inversión de futuro, a medio y largo plazos, para la excelencia y estabilidad futura de cada país.

*Los estamentos institucionales deben priorizar la búsqueda y el encuentro, con imaginación creativa y rigurosa, los medios estructurales y humanos, materiales y económicos necesarios para alcanzar una educación y formación de excelencia científica sistémica de la ciudadanía.

*El sistema educativo deberá estimular y fomentar características psicosociales y culturales de competencia individual y colaboración en equipo basada en el respeto, el diálogo y la equidad entre los ciudadanos del futuro.

*El equilibrio entre los componentes biogenéticos {y/o} socioculturales de la futura ciudadanía, desde la niñez adolescencia, juventud y adultez… se puede conseguir fomentando el respeto y la tolerancia entre unos y otros. *A medio y largo plazo, resulta más beneficioso para todos cooperar como personas semejantes, al mismo tiempo que diferentes; competir con nobleza y fiabilidad como rivales, pero nunca luchar como enemigos a los que hay que humillar y menos eliminar.

*Una nueva ciudadanía deberá avanzar, equilibradamente, en la lógica de la evolución natural selectiva entre la competitividad noble de los individuos {y/o} la cooperación justa y solidaria de las poblaciones o comunidades culturales que habitan el planeta.

Paradigma 7

Aviso para navegantes:

*Está en nuestras manos seguir siendo el problema del futuro o llegar a ser la solución, superando la selección natural de la barbarie y de la desigualdad injusta por la selección natural de la equidad respetuosa y solidaria. Para lo cual es preciso y necesario cambiar el pensamiento, las actitudes, los valores y la conducta de las actuales y futuras generaciones, apostando por un sistema educativo de calidad en medios económicos, humanos profesionales e institucionales.

*Sólo y únicamente, si la sociedad consigue un tejido social equitativo y de alta calidad humana ecosocial y cultural, con la consiguiente gestión responsable y honesta de las instituciones por sus administradores, podremos salir airosos de la involución que se anuncia de la maravillosa, nueva y siempre antigua historia de la evolución natural y humana que acabamos de relatar… Es preciso empeño, tiempo, eficacia y cooperación entre todos los estamentos implicados sin olvidarnos nunca que el futuro es hoy manejable, pero que la evolución natural, en general, y la humana animal y sociocultural, en concreto, son imparables.

*El trabajo y el esfuerzo que hay por hacer es enorme y estamos de acuerdo en la línea de pensamiento sistémico y en el análisis del cambio profundo de era que propone Amin Maalouf en `El desajuste del mundo´ -Alianza editorial, 2009- para salir airosos, como ya recordamos en la presentación de este ensayo, de la encrucijada histórica sociocultural globalizadora por la que atravesamos: “Porque no se trata, únicamente, de organizar una nueva forma de funcionamiento económico y financiero, un nuevo sistema de relaciones internacionales, ni únicamente de corregir unos cuantos desajustes manifiestos. Se trata también de idear sin demora, y aposentar en las mentes, una visión diferente por completo de la política, la economía, el trabajo, el consumo, la Ciencia, la tecnología, el progreso, la identidad, la cultura, la religión, la Historia; una visión adulta por fin de lo que somos, de lo que son los demás y del destino de este planeta que compartimos. En pocas palabras, tenemos que reinventar una concepción del mundo que no sea sólo la traducción moderna de nuestros prejuicios ancestrales y que nos permita conjurar el retroceso que se anuncia. Todos cuantos vivimos en este extraño comienzo de siglo tenemos el deber -y, más que todas las generaciones anteriores, los medios- de contribuir a esa empresa de salvamento; con sensatez, con lucidez, pero también con pasión e incluso, con ira. Sí, con la ardiente ira de los justos.”

 

 

Publicado el

EL FUTURO RACIONAL Y CONGRUENTE DE LA HUMANIDAD

¿Qué futuro espera al género humano en un planeta al límite de la sostenibilidad provocada

 por el macro-organismo en que se ha convertido?

Es importante no perder la esperanza en el futuro de la humanidad, pues resulta posible ya que tenemos el poder y el conocimiento para saber cómo conseguir alcanzar un futuro mejor y sostenible… Pero nos falta tomar conciencia de la situación de riesgo y gestionar, racionalmente, el protagonismo responsable que nos corresponde. Puesto que disponemos de los medios para buscar y encontrar, en el ámbito personal y colectivo, las explicaciones y soluciones urgentes y necesarias, entre las muchas posibilidades que tenemos a nuestro alcance, para regular el control homeostático equilibrado y sostenible del sistema antrópico, entre biológico animal {y/o} humano sociocultural, que estamos generando. Sin embargo, la situación no es sencilla ni fácil, sino por el contrario muy complicada y compleja.

Para resumir y simplificar la pregunta y sus posibles interpretaciones o respuestas, centraremos el planteamiento de la cuestión, propuesta a reflexión, en proposiciones hipotéticas extremas o antagonistas, pero a la vez manteniendo todas las inferencias opcionales de soluciones intermedias, posibles y equilibradas, que pueden darse  entre los seres humanos, también las extra-específicas y las ecológicas ambientales acuáticas, aéreas… y terrícolas. Pues del mismo modo que hay infinidad de matices entre los colores espectrales luminosos entre el color blanco [o] el negro, también podemos intuir infinidad de posibles soluciones predictivas posibles y estables al devenir humano en el futuro desde un planteamiento de extremos idealizados e inestables… Tal enfoque nos permite adelantar, de antemano, que las soluciones realistas sostenibles para el futuro de la sociedad humana deben hallarse en equilibrio equidistante y estable, siempre temporal e imperfecto, pero armónico y equitativo entre las opciones utópicas e inestables que debemos integrar para que sean posibles, estables y sostenibles.

Así, por ejemplo, desde un planteamiento sistémico bioecológico, podemos hipotetizar entre dos sistemas antagónicos e idealizados de la sociedad humana, pero a la vez relacionados, equivalentes y entrelazados: un ideal de sociedad que responda a un modelo entre simbiótico-cooperante {y/o} parásito-egoísta. Centrándonos en el caso de una sociedad decantada hacia el diseño simbiótico-cooperante primarían las características humanas de solidaridad, en base a relaciones respetuosas y dialogantes, que trataran de conseguir el mejor beneficio entre las partes componentes del colectivo humano, en los diferentes niveles de complejidad sostenible. Y, por supuesto, en sintonía con lo anterior primarían los valores y actitudes socioculturales de equivalencia respetuosa y de equilibrio ajustado entre las obligaciones y derechos de los ciudadanos con las instituciones locales, nacionales e internacionales… Y, por supuesto, familiares, educativas y formativas. En el segundo caso, desde el mismo enfoque del pensamiento  científico sistémico bioecológico, pero en el polo opuesto de sociedad parásito-egoísta primarían actitudes y comportamientos egocéntricos y exclusivistas, tribales y excluyentes entre los ciudadanos y las instituciones. Lógicamente, tal modelo de regulación homeostática cabe esperar que potenciara relaciones individualistas, impositivas y coercitivas entre amos y siervos; a la vez que estimularía actitudes sociales y culturales basadas en la prepotencia bipolar de unos pocos amos y el miedo servil de la inmensa mayoría de lacayos o esclavos sumisos…

Entre estos dos planteamientos extremos de regulación homeostática de las comunidades humanas podemos inferir infinidad de soluciones intermedias posibles, más o menos equilibradas y estables, con más perspectivas de futuro sostenible y esperanzador que en cualquiera de las posiciones extremas o radicales excluyentes. Desde luego, la historia científica de la naturaleza  nos enseña, hasta la evidencia insistente y repetitiva, que el éxito de las re-evoluciones en la Naturaleza han sido posibles gracias al equilibrio estable entre situaciones antagónicas, equivalentes y entrelazadas, tanto en los sistemas físico-cósmicos como en los terrestres químico-biológicos y socioculturales-humanos. Nos hallamos, pues, ante una ley natural válida tanto para la dinámica clásica de Newton como para el proceso biológico de selección natural, acuñado por Darwin para los sistemas naturales biológicos. Es decir, que la hermosa historia del mundo natural comprueba que el principio físico newtoniano de acción causal {y/o} reacción efectiva es equivalente al principio biológico darwinista entre la evolución arborescente aleatoria {y/o} la selección natural necesaria. Comprobamos que son principios o leyes válidas tanto para los sistemas naturales físico-cósmicos, terrestres geoquímico-biológicos como animales-humanos.

Con la ventaja interesante de que en los sistemas biológicos y socioculturales humanos depende de nosotros que evolucionemos en el futuro por la vía parásito-egoísta, o bien, por la simbiótico-cooperante. Contamos, pues, con una razón muy poderosa a favor del sí a esta pregunta, ya que tenemos el poder y el saber para encontrar un equilibrio ventajoso entre las opciones antagónicas de sociedad humana en el futuro. Por tanto, depende de nosotros y no exactamente de los dioses y de fuerzas misteriosas o sobrenaturales que otra historia y otra humanidad sean posibles. La solución es que debemos valorar y primar la educación y la cultura de los ciudadanos como la mejor inversión de futuro equilibrado para lograr la paz y el bienestar social en cualquier pueblo o nación. Pero hay otro planteamiento de predicciones hipotéticas extremas en el que la especie humana podría también aspirar y salir airosa de la crítica situación del momento presente. Puesto que, desde un planteamiento cósmico extraterrestre, podemos plantear el dilema simplificado de extremos siguiente: como aquí y ahora no hay futuro sostenible a medio y a largo plazo para la incontrolada plaga humana, que está agotando el territorio y contaminando el resto de recursos naturales básicos para la vida, exploremos fronteras fuera del espacio terrestre en busca de nuevos horizontes de supervivencia. Es decir:  

¿El linaje humano se halla en condiciones de emigrar y trasladar el fenómeno específico de su evolución

a otros lugares del universo?…

Los indicadores que tenemos apuntan hacia el sí pues, teórica y tecnológicamente, la humanidad está en condiciones de intentarlo y se halla inmersa en los primeros balbuceos en la tentativa de expansión por el espacio planetario del sistema solar más próximo. Nos hallamos ante una situación equiparable a la de nuestros antepasados cuando hace unas centenas de miles de años invadieron el continente africano y en unas decenas de miles de años ocuparon el resto de continentes del planeta. Al día de hoy, puede parecer una opción muy remota, incluso de ciencia ficción, pero podemos hacer inferencias razonables sobre hechos retrasados en el tiempo y distantes en el espacio cósmico. Y desde luego, es una actitud humana, creativa y científica plantearnos retos futuros posibles, razonables e imaginativos que nos aguardan en la conquista del espacio. El astronauta Pedro Duque a la pregunta de un periodista sobre: «¿Qué se nos ha perdido allá afuera?»… y  comentaba con cierta ironía: «Esa pregunta es la misma que pudo hacer un tipo en un valle de Kenia a su compañero de tribu, cuando este le dijo que quería pasar la montaña para ver lo que había detrás: ‘Con lo bien que estamos aquí.’ Siempre hay gente así; pero, por suerte, siempre ganamos los que sentimos esa curiosidad. Hay que ver más allá»…” (XL Semanal 1465, 22-28 de noviembre del 2015).

Ante la intuición optimista afirmativa a la pregunta propuesta: ¿Qué es lo que podría suceder?… Sabemos muy poco, todavía, sobre las nuevas y variadas condiciones ambientales del espacio cósmico y las consecuencias que se derivan para la supervivencia del ser humano fuera del espacio terrestre. Pero algo podemos anticipar, en el terreno de las suposiciones hipotéticas sobre las poblaciones humanas instaladas en posibles aldeas del espacio sistémico solar, y algo menos en otros sistemas estelares galácticos, durante largos períodos de tiempo. Ciertamente, las hipotéticas poblaciones humanas colonizadoras al quedar aisladas por barreras espaciales, difíciles de franquear por el humano terrestre invasor, o bien cualquier otro competidor cósmico, comenzarían a cambiar y a diferenciarse con diferentes respuestas adaptadas a las nuevas condiciones y circunstancias del medio ambiental cósmico ocupado…

Consiguientemente, se produciría con el tiempo deriva genética y divergencias morfológicas y anatómicas, también sociales y culturales en respuesta a los diferentes hábitats del espacio cósmico ocupado. Además, los intentos de colonización serían múltiples y la mayoría cabe esperar que fracasaran en el intento, o bien, en la tentativa de asentamiento. Todo, en principio, similar a como hemos visto que debió acaecer en las etapas de hominización y humanización del ente humano en el pasado, prehistórico e histórico, en los diferentes ambientes ecológicos desde la zona del Rift en el continente africano y en el planeta entero después, pero cambiando el escenario terrestre por el ámbito extraterrestre invadido… Con imaginación y optimismo podemos hacer predicciones sobre hipotéticos intentos en colonizar el espacio extraterrestre al triunfar en el aterrizaje. Al cabo de unas decenas, centenas y hasta miles o millones de años sin contacto con el linaje originario de la Tierra serían, sin duda, muy diferentes a sus ancestros y a otras posibles colonias exitosas en el espacio exterior. Tanto que la posibilidad teórica, aunque algo lejana en el contexto actual científico y tecnológico, serían hipotéticamente posibles en un tiempo más o menos próximo…

Podemos seguir especulando que tras mucho tiempo y muchísima suerte, acompañada por la acción necesaria de las cuatro fuerzas fundamentales que mueven al mundo, con sus respectivas leyes naturales, estuvieran activas en las nuevas condiciones ambientales, es probable que evolucionaran en poblaciones, tan diferentes biológica y culturalmente, que podrían ser no sólo variedades humanas diferentes sino, incluso, especies biológicas totalmente distintas a la única especie humana actual. Por tanto, estaríamos ante otra aventura de especificidad biológica y sociocultural diferente a la nuestra. Y, en la lógica biológica, incapaces de reconocerse y atraerse sexualmente e intercambiar genes entre los machos y las hembras de las poblaciones aisladas con los sapiens terrestres originarios. Y en el supuesto hipotético de que volvieran a encontrarse serían biológica, social y culturalmente tan diferentes que, con toda seguridad, tendrían problemas para poder comunicarse… y muchas más para atraerse hormonalmente y reproducirse sexualmente entre sí.

Dejando las especulaciones anteriores, vamos a centrarnos en lo que podemos hacer ahora mismo ante la situación de futuro más inmediato y próximo. Estamos adquiriendo aptitudes tan poderosas que, si las usamos prioritariamente por la fuerza coercitiva biológica animal, o sea, sin tener en cuenta las cualidades socioculturales de la cordura razonable y equilibrada responsabilidad de seres humanos podemos llegar a autodestruirnos expoliando, contaminando, e incluso explosionando nuestra pequeña aldea planetaria con relativa facilidad y rapidez… y lo que es peor, de manera irreversible. Por ejemplo, si utilizamos el armamento nuclear atómico, químico o biológico del que disponemos, en guerras fratricidas para matarnos como moscas. También, si mantenemos el ritmo compulsivo consumista y despilfarrador de los recursos naturales, junto con la contaminación ambiental consiguiente de las últimas décadas, provocaremos cambios ambientales y climáticos sin precedentes, por su rapidez y envergadura, a la vez que migraciones brutales de gentes en un planeta superpoblado y bipolar, como estamos ¡ya!

De momento, nos hallamos inmersos en una crisis mundial de caballo, tanto que los expertos ecólogos y economistas califican de crisis sistémica. Es decir, que el sistema social, económico y político mundial imperante actúa de agente polarizador escandaloso entre unos pocos muy ricos embrutecidos por la ambición del poder que da el dinero; y la inmensa mayoría, cada vez más numerosa e inmensamente pobre, hambrienta… y excluida del sistema. Voces actuales autorizadas denuncian la indignidad de esta situación y la indecencia ética y moral de algunos personajes poderosos que la han provocado. Charles Ferguson, por ejemplo, ha denunciado esta situación mundial de personas desvergonzadas, cuando el 27 de febrero de 2011, al recoger el Oscar a la mejor película documental “Inside Job”, en el Kodak Theatre de los Ángeles, dijo señalando directamente a los responsables del inicio de la actual crisis económica mundial: “Disculpen, debo empezar señalando que tres años después de nuestra horrible crisis financiera, causada por un fraude masivo, ni un solo ejecutivo financiero ha ido a la cárcel, y eso está pero que muy mal.”

También, el economista Nicholas Stern alertó al mundo sobre el impacto del recalentamiento global y consiguiente cambio climático, con las consecuencias nefastas y que preconiza muy próximas para el futuro de la economía industrial y tecnológica, en manos de oligarquías que potencian políticas de pasividad o de brazos caídos frente al problema medioambiental. En 2005, este prestigioso economista presagió niveles de pobreza masiva y tensiones migratorias de gran envergadura y traumáticas… Ya en el 2011, recordó que nos quedaban unos diez o quince años para reaccionar, si no queremos caer en un futuro “irreversible y para nada halagüeño”, empleando en su pronóstico futurista una insinuación muy suave. El ascenso del señor Trump a la presidencia de EEUU complica muchísimo este asunto…

 

 

Publicado el

¿TIENE POSIBILIDADES EL LINAJE HUMANO DE CONTINUAR HABITANDO LA TIERRA EN PAZ ?

¿TIENE POSIBILIDADES EL LINAJE HUMANO DE CONTINUAR HABITANDO LA TIERRA EN PAZ ?

La respuesta hipotética del no supondría aceptar que el fenómeno de la evolución natural del mundo continuará sin el linaje humano y que el fin prematuro de nuestra especie se halla cerca. Por otro lado, las suposiciones del sí temporal y sostenible son poco esperanzadoras, pues los humanos de los últimos siglos y décadas estamos dejando a las generaciones inmediatas una hipoteca de alto riesgo sobre nuestra casa en el universo. En consecuencia, los desafíos de la permanencia de la especie humana y de la continuidad del fenómeno de la vida en el planeta son hechos reales muy preocupantes. Las causas de esta situación al límite de una contaminación ambiental desencadenante de un cambio climático catastrófico y del agotamiento de los recursos naturales, junto al posible estallido de guerras feroces, más o menos generalizadas son varias, complejas y todas ellas están conectadas de manera muy estrecha, pues son sucesos relacionados e interdependientes regresivos. Tomar conciencia de la situación de emergencia cruda e inminente es prioritario para ganar tiempo y encontrar soluciones realistas y eficaces que atajen las raíces del problema con coraje y responsabilidad, sin más dilaciones.

El escenario actual del pensamiento complejo científico y del progreso tecnológico de la humanidad comenzó a gestarse con la revolución sociocultural del Renacimiento europeo  con el cambio de paradigma astronómico de Copérnico, Galileo, Kepler, Newton… Continuó con la Ilustración filosófica naturalista occidental y el progreso de las ideas liberales y burguesas de la industrialización en la etapa histórica moderna y tecnológica contemporánea. Gracias a los descubrimientos científicos y a los adelantos tecnológicos espectaculares, aplicados a la economía industrial y a la tecnología telemática de la información de las últimas décadas, se han conseguido progresos en los sistemas socioeconómicos y políticos  de las clases financieras altas y medias aburguesadas, pero no en el tejido social asalariado de las clases humildes, que cada vez se hallan más fuera del sistema socioeconómico y geopolítico, tanto en las potencias occidentales decadentes como en las orientales emergentes…

Por tanto, al tiempo que se han logrado hitos sociales de bienestar y avances culturales democráticos importantes e interesantes en algunos países han ido surgiendo nuevos retos y desafíos globales. La clase burguesa conservadora tradicional y capitalista se alió con los poderes fácticos del oscuro milenio religioso medieval… Y como reacción, floreció una clase obrera consciente de sus derechos y otra de profesiones liberales más ilustrada, igualitaria y abierta a los gremios artesanales medievales. Corrientes ideológicas antagónicas en el ideario político, cultural, religioso y socioeconómico, desembocaron a finales del siglo XIX y comienzos del XX, en las versiones socioeconómicas y políticas del capitalismo liberal en occidente, que traiciona sus propios valores; del comunismo marxista, que esclaviza las personas al totalitarismo del poder del estado; y el islamismo inmovilista del mundo árabe, que tras su momento brillante de la época medieval ha quedado bloqueado en su evolución histórica y se ha atrincherado en corrientes religiosas internas enfrentadas entre sí en guerras a muerte.

Los resultados históricos más recientes han sido dos guerras mundiales en el siglo XX y la situación en que nos encontramos en las primeras décadas del siglo XXI con sistemas socioeconómicos y culturales altamente masificados y polarizados de sociedades autodenominadas democráticas, pero sometidas a poderes oligárquicos socioeconómicos y financieros, religiosos y políticos que mantienen una guerra fría larvada por sus misma élites controlada… El panorama es todavía más deplorable en las sociedades emergentes y deprimidas, más polarizadas si cabe y con regímenes políticos totalitarios radicalizados de los países más pobres o en vías de desarrollo socioeconómico y democrático. Así las cosas, los sistemas antrópicos del del animal biológico {y/o}  sociocultural humano contemporáneo tienen muy difícil pasar el filtro del salto evolutivo del presente hacia un futuro estable a través de un proceso de selección natural lento y pacífico…

Opinamos que el principio de toda actuación, aparte de cualesquiera otras acciones responsables que hayan de tomarse, pasa por una premisa previamente esencial e ineludible: Un compromiso urgente y al máximo nivel mundial posible de consenso para alcanzar una sociedad más justa, culta y dignamente abastecida en las necesidades básicas de supervivencia de la gente desamparada, superando la situación actual en que se halla formando bolsas masivas de injusticia, ignorancia y pobreza de la clases populares más deprimidas… En caso contrario, no habrá garantía para un futuro en paz estable y con sostenibilidad para una sociedad que no respeta, mínimamente, la dignidad de las personas ni garantiza la equivalencia de obligaciones y derechos cívicos mínimos entre las diferentes clases o castas sociales de la comunidad humana.

Sólo elevando la equidad socioeconómica, la calidad cultural sistémica y la ética de la ciudadanía, con mucha mayor exigencia para quienes tienen responsabilidades institucionales, económicas y políticas de la cosa pública o bienes comunes de todos. Solamente así, podrá hacerse la presión ciudadana de manera contundente y efectiva, para tener unos responsables familiares y sociales, políticos y religiosos, económicos y empresariales con la dignidad humana suficiente de equilibrar las desigualdades entre las personas y los pueblos sumidos en la exclusión social, la ignorancia cultural y la pobreza al límite de la subsistencia… La esperanza para avanzar hacia un nuevo resurgimiento emergente sociocultural digno y solidario entre las personas y los pueblos o civilizaciones pasa por elevar la cultura humana reflexiva y la sensibilidad social equitativa del patrimonio comunitario de la naturaleza, monumental histórico y económico tributario, que debe ser  sagrado y equilibrado entre la justicia social {y/o} la caridad sentimental.

Los esfuerzos por el cambio de excelencia cultural deben centrarse en las edades más tempranas y sensibles, delicadas y plásticas, neurológica y psicológicamente. En consecuencia, el terreno a abonar y preparar para lograr este objetivo esencial de equilibrio humano responsable de las personas es proteger el ámbito familiar y el educativo de las etapas infantil y adolescente. Paralelamente, resulta prioritario conseguir educar y formar personas con características animales instintivas sociales {y/o} humanas culturales y psicoemocionales bien integradas y equilibradas, sanas y responsables. Contamos a nuestro favor con los conocimientos científicos teóricos y los poderes tecnológicos y económicos alcanzados, por primera vez en la historia, para acabar con la ignorancia, el hambre, la miseria y las enfermedades. Pero también para autodestruirnos con un progreso descontrolado y alienante de las personas, expoliador y contaminante de los recursos naturales, cuando no para invertir en industrias de armas de destrucción masiva con la finalidad de matar al diferente como enemigo a eliminar.

El futuro de la historia de la humanidad en la Tierra se enfrenta a unos retos de cambios sistémicos: sociales, culturales, tecnológicos y económicos globales en unas circunstancias sin precedentes históricos. Las nuevas generaciones de ciudadanos tendrán que adaptarse a las nuevas circunstancias si quieren sobrevivir como individuos y permanecer en el tiempo como especie sapiens, o bien, otra la superará y reemplazará siguiendo la historia implacable de la evolución natural controlada por el filtro de la selección natural mucho antes de lo previsto por las fuerzas y leyes naturales. Nos jugamos el provenir y nos queda poco tiempo para que el proceso de deterioro ambiental ecológico y sociocultural humano sean irreversibles, o bien tremendamente dolorosos y traumáticos de reconducir, si perdemos el control por falta de la consiguiente reconversión social y cultural.

Hablar en estos términos no es caer en catastrofismos apocalípticos ignorantes ni resucitar miedos ancestrales. Los hechos son los que son y no los que nos gustaría que fuesen. James Lovelock físico y meteorólogo ambiental, escritor e investigador de la NASA es uno de los padres del pensamiento sistémico planetario conocido como “hipótesis Gaia”, en recuerdo de la diosa Tierra de los filósofos naturalistas griegos y la madre Tierra para los chamanes orientales… Pues bien, este físico meteorólogo y ensayista científico, es un ardiente ecologista antinuclear desde la década de los años sesenta del siglo pasado. Ahora a sus 90 y tantos años reflexiona así: “Estamos en un jumbo y necesitamos gasolina para no caernos… Pienso, desde un punto de vista práctico, que lo mejor es perderle el miedo a la energía nuclear… Será necesario impregnarse de un nuevo espíritu [humano sistémico]… Si la gente llegara a pensar en la Tierra como en su hogar en peligro, tal vez se comportaría con más sensatez”.

También Nicholas Stern economista, académico británico, autor del ‘Informe Stern’ por encargo del gobierno británico de Toni Blair, en 2005, defendía ya una economía respetuosa y sometida a las leyes de la naturaleza para prevenir el recalentamiento del planeta con un cambio climático brutal, que vaticinaba de inminente, en una entrevista de junio del 2011: “Tenemos 10 o 15 años para reaccionar, en caso contrario, el futuro no será para nada muy halagüeño”, y lo que es peor irreversible. Debemos reflexionar acerca de la próxima y futura evolución humana para tomar conciencia de la situación tan delicada por la que atravesamos. De modo que surja un compromiso mayoritario, urgente y serio de cambio en la información, en el pensamiento, en la concepción del mundo y en el estilo de vida. Sin olvidar que para que cambie la gente debe cambiar la ecocultura de unos ciudadanos, dignos herederos de un planeta único y maravilloso.

 

Publicado el

REFLEXIVA HISTORIA DE LA EVOLUCIÓN NATURAL

Significado armonioso de casi todo en este mundo

¿El Universo, el Sol, la Tierra, la Vida, la Humanidad… y todo cuanto hay en  la Naturaleza tienen un comienzo y tendrán un final?… ¿En el mundo que conocemos acontecen hechos y sucesos que son como son y, así seguirán siendo, al tiempo que otros sí que podemos cambiar o bien reconducir, con adulta serenidad?… ¿Dónde y cuándo apareció el cerebro del sapiens terrícola?… ¿La inteligencia consciente que emerge de nuestro cerebro es capaz de entender, razonar y aceptar con sabiduría el significado armonioso del mundo, la vida, el envejecimiento y la muerte?… ¿Podemos aprender el arte de vivir en armonía con las leyes naturales y en paz respetuosa como el secreto para conseguir la felicidad?… Son algunas de las grandes preguntas que más de una vez nos hacemoa y cuyas respuestas no son únicas ni simples, tampoco excluyentes y mucho menos dogmáticas e impositivas. Muy al contrario, admiten interpretaciones abiertas, variadas, reflexivas y críticas aprendidas del entorno cívico familiar, educativo social y formativo institucional.

Sin embargo, se trata de cuestiones cuyas respuestas han sido reservadas exclusiva y tradicionalmente a la intervención de fuerzas misteriosas, o bien de seres inteligentes con extraños poderes extranaturales. Pero, el saber científico ha ido avanzando, poco a poco, en información y conocimientos de los sistemas que conforman el mundo natural: físicos nucleares y atómicos, geoquímicos y biológicos celulares, humanos socioculturales, neurológicos mentales y hasta psico emocionales. De modo que la Ciencia contemporánea tiene algunas respuestas que nos permiten abrir un nuevo debate sociocultural sereno, crítico e incluyente con capacidad de reinventar nuevas formas de estar en el mundo y de vivir la vida con dignidad personal y paz social equitativa.

Francis Bacon junto a otros ilustres personajes del Renacimiento cultural y de la Ilustración filosófica occidentales como: Nicolás Copérnico, Giordano Bruno, Galileo Galilei, Tycho Brahe, Johannes Kepler, Francesco Redi, Blaise Pascal, Lazzaro Spallanzani, Antoin Lavoisier, Nicolás Steno… e Isaac Newton avanzaron en el conocimiento de los fenómenos, hechos y acontecimientos que ocurren en el mundo natural. Recientemente, Michael Guillen -en Cinco ecuaciones que cambiaron el mundo, 2010- recuerda que fue el comienzo de una época decisiva para los progresos posteriores y contemporáneos del saber teórico científico y aplicado tecnológico de los sistemas naturales inertes en permanentes cambios transformistas. En su opinión período que: Abarcaría desde los inicios de la llamada revolución científica pasando por la Edad de la Razón, la Ilustración, la Ideología y el Análisis. Épocas en que la Ciencia ha ido desmitificando cada uno de los antiguos elementos [esenciales y misteriosos]: tierra, aire, agua, fuego y éter.

A comienzos del siglo XIX, Jean Batiste Lamarck -en Filosofía zoológica, 1809- amplió la revolución científica renacentista e ilustrada a los cambios transformistas observados en los sistemas biológicos. Ahora bien, al no dar pruebas sólidas de verificación, sus intuiciones hipotéticas no alcanzaron el rango de teoría científica probada. Poco después, ya en la segunda mitad del siglo XIX, el teólogo anglicano y autodidacta naturalista, Charles Darwin, avanzó en los cambios biológicos comprobando inferencias las intuitivas con datos y pruebas obtenidos de los sistemas biológicos. Al tiempo, que fundamentó sus explicaciones intuitivas en dos pilares científicos, entrelazados e interactuantes. Uno, en el modelo abstracto matemático evolutivo del Árbol de la vida a la vez unificador, diversificador y fortuito de los fractales en los sistemas biológicos. Y dos, en el proceso necesario de la Selección natural que actúa de árbitro neutral al favorecer, o bien perjudicar, a los seres vivos aspirantes a participar en la rueda de la vida. Defendió sus tesis en dos publicaciones que han revolucionado el avance de la Ciencia contemporánea. La primera, referente al fenómeno de la vida en general -en El origen de las especies por Selección natural, 1859. Y doce años más tarde al hecho concreto del linaje humano -en El origen del hombre y la Selección natural con relación al sexo, 1871.

La realidad del momento histórico por el que atravesamos es de alto riesgo para un futuro más bien próximo, pues a los acontecimientos referentes a la cantidad numérica de humanos que desbordan el planeta de manera insostenible, demográfica y ecológicamente, debemos añadir el desigual e injusto reparto de la riqueza natural, económica, cultural y tecnológica de la superpoblada comunidad humana. Hechos y acontecimientos ya denunciados en el informe que Intermón Oxfam en el Foro Económico Internacional de Davos en 2011. A saber, que en poco más de cuarenta años, entre 1970 y 2011, la población humana se ha duplicado pasando de tres mil quinientos a siete mil millones. Y que las predicciones de mantenerse el ritmo de crecimiento del 0.9 %, durante la década 2050/60 se superarán los diez mil millones de personas hacinadas en grandes urbes donde la pobreza, la ignorancia, el miedo, el hambre, la miseria y la angustia por la supervivencia, del día a día, actuarán de manera implacable de no cambiar hábitos, actitudes, actuaciones… y modelos de vida.

El mismo informe de Intermón Oxfam vaticinó desigualdades provocativas e insultantes para la inteligencia y dignidad humanas. Por ejemplo, su pronóstico para 2016 era que, en el caso de continuar al alza la tendencia bipolar social, cultural y económica, el 1% de la población consumiría más recursos naturales y acumularía más riqueza económica, medios socioculturales y de supervivencia que el 99 % restante de la gente… Predicción bipolar social, económica y cultural alcanzada, ampliamente, en el momento actual y que supone que un sólo personaje de las élites oligárquicas privilegiadas del momento consume el equivalente a diez millones de conciudadanos que tienen problemas de subsistencia. Las consecuencias de un reparto tan vergonzoso como injusto de la riqueza natural comunitaria evidencian una bipolaridad de la sociedad humana insostenible entre unos pocos ricos riquísimos y la inmensa mayoría de gentes pobres paupérrimas. Realidad bochornosa e inmoral, ética y moralmente insostenible como sociedad de futuro sostenible en el tiempo.

Puesto que despropósitos tan alejados de un reparto equitativo de la riqueza natural comunitaria en un planeta superpoblado son caldo de cultivo para el estallido de guerras salvajes y fratricidas, provocadas y controladas por entidades multinacionales opacas al fisco, cuándo y dónde sus intereses financieros, y la residencia oficial de sus empresas, así lo exigen. Con el agravante de que el arsenal armamentístico atómico nuclear, químico y biológico acumulado por las mismas élites económicas y político militares tradicionales dominantes es de tal magnitud que pueden provocar conflictos internacionales armados, tan rápidos como violentos e irreversibles, capaces de poner fin a la continuidad de la vida en el planeta mucho antes de lo previsto por las fuerzas y leyes naturales. Es obvio que las generaciones del tercer milenio afrontan el reto más dramático de nuestra historia planetaria como especie, pues tenemos la información del saber cultural científico y el poderío económico y tecnológico consiguientes, tanto para reinventarnos como para autodestruirnos.

Personas honestas y competentes, filósofos humanistas e investigadores científicos con visión comprometidas social y culturalmente, llevan décadas dando la alarma ante la encrucijada histórica por la que atraviesa la comunidad internacional. El momento exige una serena, profunda e inaplazable transformación de los sistemas educativos y culturales, socioeconómicos y políticos para reconducir la situación al límite del colapso, provocado por las actuaciones desnortadas del colectivo humano. Ante tal escenario se comprende que Amín Maalouf concluya sus ponderadas y certeras reflexiones -en El desajuste del mundo, 2009- con un ultimátum desesperado al tiempo que mantiene un soplo de esperanza en el futuro: Porque no se trata, únicamente, de organizar una nueva forma de funcionamiento económico y financiero, un nuevo sistema de relaciones internacionales, ni únicamente de corregir unos cuantos desajustes manifiestos. Se trata también de idear sin demora, y aposentar en las mentes, una visión diferente por completo de la política, la economía, el trabajo, el consumo, la Ciencia, la tecnología, el progreso, la identidad, la cultura, la religión, la Historia; una visión adulta por fin de lo que somos, de lo que son los demás y del destino de este planeta que compartimos. En pocas palabras, tenemos que reinventar una concepción del mundo que no sea sólo la traducción moderna de nuestros prejuicios ancestrales [dogmáticos, impositivos… excluyentes] y que nos permita conjurar el retroceso que se anuncia. Todos cuantos vivimos en este extraño comienzo de siglo tenemos el deber -y, más que todas las generaciones anteriores, los medios- de contribuir a esta empresa de salvamento; con sensatez, con lucidez, pero también con pasión e incluso, con ira. Sí, con la ardiente ira de los justos.

Las ambiciosas expectativas que Amín Maalouf detalla, tan clara y explícitamente, pueden quedarse en sueños imposibles de reconducir si el retroceso que anuncian los expertos se enquista irreversiblemente… Pero, también son una llamada a la esperanza de una sociedad que ha conseguido, por primera vez en su historia, el saber científico y el poder tecnológico para lograr un desarrollo equitativo, pacífico y sostenible. Puesto que la excelencia de la información y del conocimiento científicos, junto a los avances socioeconómicos, industriales, informáticos… y telemáticos que aportan progreso y medios socioeconómicos, tecnológicos y de comunicación global instantánea entre los humanos, nunca alcanzados por todas las generaciones anteriores. Avances que permiten tener una visión adulta por fin de lo que somos, de lo que son los demás y del destino de este planeta que compartimos.

Los progresos de la Física nuclear atómica en el conocimiento del todopoderoso, pero divisible átomo, así como de las fuerzas fundamentales las leyes universales derivadas, que regulan la estructura y el funcionamiento de los sistemas naturales en un todo holístico entremezclado, desde los más simples o cuánticos a los más complejos o antrópicos, facilitan información razonable y aportan pruebas observacionales que facilitan reinventar una concepción del mundo que no sea sólo la traducción moderna de nuestros prejuicios ancestrales y conjurar el retroceso que se anuncia. Precisamente, es lo que intenta estimular y facilitar este ensayo reflexivo sobre la historia de la evolución natural del mundo con una pedagogía de apertura mental reflexiva, crítica y respetuosa, en base a unos comportamientos educativos y cívicos, junto a una formación sociocultural de excelencia científica comprensiva global y congruente acerca del mundo: físico-cósmico universal, geoquímico biológico y sociocultural humano en la Tierra. En definitiva, provocar cambios cualificados en conductas, éticas y morales, honestas de las personas con actitudes, valores y comportamientos equilibrados e integradores, que aseguren un futuro estable y sostenible en el planeta.

Como táctica metodológica con el fin de facilitar conseguir metas tan ambiciosas relatamos esta Reflexiva historia de la evolución universal al hilo conductor de 100 apartados con preguntas y respuestas continuadas y entrelazadas, que invitan a la reflexión crítica personal y al diálogo social respetuoso, abierto e incluyente entre las diferentes concepciones del Universo, la Vida y la Humanidad. Las cuestiones que planteamos y sus respuestas tienen continuidad en el tiempo cósmico universal, geológico terrestre… e histórico antropológico. Así mismo, ofrecen explicaciones comprensivas y armoniosas desde la Ciencia al alcance de la fuerza inteligente y consciente que emerge del cerebro humano. Y que, cual soplo de aire fresco estimulan la curiosidad de saber más sobre los misterios de la Naturaleza y las actitudes respetuosas y tolerantes desde cualquier ámbito ideológico político y económico, filosófico y religioso, lugar donde vivimos y comunidad social a la que pertenezcamos. Puesto que el saber científico sobre el mundo natural fluye de una dinámica universal interactiva, equilibrada y equidistante de la conocida ley física mecánica del equilibrio pendular, entre los extremos de acción causal {y/o} de reacción efectiva, que se cumple también en la evolución continua y periódica de todos los sistemas del mundo universal, haciendo posibles el comienzo de unos sistemas naturales {y/o} el final de otros, logrando cambios permanentes y rejuvenecedores, estables y sostenibles de todo en el mundo que conocemos.

Adelantamos algunos binomios de factores antagónicos inestables e insostenibles en cualquiera de sus posicionamientos extremistas pendulares que han hecho, hacen y harán posible la continuidad de la maravillosa evolución del mundo universal, conscientes de que los valores intermedios y sostenibles son los que la Selección natural ha favorecido como soluciones mejor adaptadas a los cambios de los sistemas que conforman la Naturaleza, incluidos los antrópicos más recientes generados por la comunidad humana. Algunos valores de factores binomiales intermedios estables y sostenibles, entre extremos inestables e insostenibles, que aparecen a lo largo de este relato son, por ejemplo: espacio perceptible {y/o} tiempo imperceptible; diseño material estructurado {y/o} energía emergente funcional; períodos inestables de caos {y/o} estables de orden; uniformidad simple {y/o} complejidad diversa; vida vegetativa {y/o} existencia consciente; fotosíntesis hidrolítica autótrofa {y/o} respiración oxidativa heterótrofa; nacimiento inicial {y/o} muerte final de los sistemas individuales; cerebro neuronal estructurado {y/o} consciencia pensante emergente; antipatía sensitiva distante {y/o} empatía emocional próxima; competitividad tribal genética heredada {y/o} altruismo comunitario aprendido; pasión hormonal egoísta {y/o} amor psicoemocional compartido; tiranía prepotente {y/o} democracia equitativa; enseñanza enciclopédica domesticada {y/o} educación crítica liberadora de ciudadanos espectadores pasivos {y/o} actores comprometidos en la evolución natural del futuro, entre la variedad casual aleatoria {y/o} la selección natural necesaria de los sistemas que conforman la Naturaleza… Sobre la que, como individuos humanos, tenemos un protagonismo de granitos de arena insignificantes, pero a la vez somos tan esenciales y determinantes que tenemos la capacidad y el protagonismo de mantener un equilibrio futuro estable entre la seguridad que da la esperanza {y/o} el miedo al fracaso insostenible.

La visión inclusiva e integradora de la evolución natural que ofrece la teoría actual de la Complejidad de los Sistemas naturales, tanto del macro como del micro y del nano-mundo universal, clarifica y facilita que la fuerza de la inteligencia humana descubre y avanza en la visión globalizadora del Universo, de la Vida terrestre en general y de la Humana en particular, armoniosa y coherente, comprometida y adulta en responsabilidades personales, sociales e institucionales locales, nacionales e internacionales… En definitiva, superadora de los atrincheramientos ancestrales, tribales e instintivos, dualistas bipolares e irreconciliables, que las élites privilegiadas tradicionales, antiguas y actuales, ancladas en versiones excluyentes fundamentadas en el retraso, la ignorancia y el dogmatismo autoritario que imponen a las bases sociales, mayoritariamente, sometidas y atemorizadas.

Denunciamos planteamientos educativos culturales y de formación oficial tradicionales erróneos e irreconciliables que fomentan extremos opuestos y excluyentes para resolver los problemas sociales, políticos y económicos. Por ejemplo: conmigo [o] contra mí], blanco [o] negro, equivalentes al [o] no, o bien al todo [o] nada, a la hora de negociar proyectos comunitarios; izquierdas [o] derechas, en la jerga intelectual informativa y formativa del pensamiento sociopolítico; cuerpo material y mortal [o] alma espiritual e inmortal, en el caso de ideologías religiosas, filosóficas trascendentes o espiritualistas; buenos [o] malos, dilema propio de los nacionalismos tribales y excluyentes del signo que sean… y guerra [o] paz, como solución para resolver los conflictos que surgen en los sistemas antrópicos sociales, culturales, económicos, políticos… o religiosos.

La información teórica y las soluciones prácticas excluyentes del pensamiento tradicional radicalizadas en posicionamientos extremos totalitarios, impositivos y dogmáticos para resolver problemas personales y sociales comunitarios han quedado arcaicas y obsoletas con la visión que ofrece el saber científico sistémico contemporáneo respecto al origen y evolución del mundo universal como también del terrestre antropológico actual. Por ejemplo, en el caso de la guerra infernal, como solución entre colectivos humanos enfrentados en disputas es la más simple, injusta e inestable, pero también la peor de todas las soluciones posibles… Ya que, unos pocos privilegiados avasallan a la gran mayoría explotada a la que eliminan por la fuerza bruta de las armas más letales al alcance cuando interesa a unos pocos. En el extremo opuesto ideológico pendular, la paz angelical es la solución utópica más compleja y difícil, puesto que implica que todos deben estar de acuerdo en todo al cien por cien, cosa que es un ideal loable pero imposible en la realidad de la Naturaleza universal.

Por tanto, para superar planteamientos extremistas antagónicos utópicos e ideologizados, es necesario estimular y potenciar, a edades muy tempranas, la cultura del diálogo respetuoso y del consenso social para llegar a pactos con soluciones equilibradas y estables en la línea del wind-wind, es decir en la búsqueda de la mejor solución para todos, empleando la sabia expresión cultural anglosajona. Precisamente, constatamos que esta ha sido, y es, la manera de actuar la Naturaleza en la evolución de los sistemas que la componen por el proceso o ley general de la Selección natural que interviene de agente negociador necesario y neutral favoreciendo las soluciones más estables y sostenibles en cada momento y lugar concretos y reales, o sea, las que se adaptan mejor a los cambios de las condiciones ambientales, entre las diversas opciones que aspiran ser elegidas. Es decir, que la ley de Selección natural es sabia y democrática puesto que beneficia siempre la simbiosis o asociación negociada y equilibrada de las partes interesadas en competir bajo la vigilancia de las fuerzas y leyes de la Naturaleza… Como predijo Darwin en el caso de la evolución de los sistemas biológicos: No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni la más inteligente, sino aquella que responde mejor a los cambios.

El caso del linaje humano es muy especial y esperanzador, porque somos los únicos seres sabios y docentes, todo a la vez y al mismo tiempo. Es decir, protagonistas capaces de enseñar y de aprender. Es decir, transmitir información y conocimientos formativos, actitudes morales, valores éticos y comportamientos sociales, culturales y emocionales de excelencia sistémica inclusiva, equilibrada y respetuosa a la presente y futuras generaciones, teniendo en cuenta la experiencia histórica de las pasadas. Por tanto, la posibilidad necesaria de reinventar la concepción del mundo natural pasa porque el cuerpo social ciudadano sea dotado de una educación cívica abierta a la realidad y de una formación cultural basada en el pensamiento crítico-histórico y científico-sistémico. De modo que el sistema inmunitario social antropozoico genere anticuerpos capaces de curar enfermedades sociales como: la corrupción política y económica; la violencia racial y machista; los nacionalismos excluyentes e insolidarios; las ideologías únicas e impositivas; … y la segregación de clases socioeconómicas bipolares entre élites ricas-riquísimas [o] masas pobres-paupérrimas.

Sin embargo, históricamente, hemos hecho todo lo contrario ya que la causa principal y más significativa de la incierta y peligrosa situación por la que atraviesa la Humanidad se debe a que, durante demasiado tiempo, los poderes tradicionales han dado la espalda a la Ciencia y a los estudiosos de la Naturaleza que, en algunas culturas y épocas, incluso han sido perseguidos, torturados… y eliminados. El argumento sale reforzado en negativo, porque es reversible en el sentido de que la comunidad científica, en su mayoría hasta hace escasas décadas, ha cometido el mismo error al considerar que sus estudios y descubrimientos no tenían nada que ver con la visión crítica, adulta y coherente de la realidad cotidiana y con la manera de entender la vida y de comportarse los seres humanos con sus semejantes. Actitud valorativa muy diferente a la expresada por Amín Maalouf, con quien nos identificamos, cuando reconoce que: Todos cuantos vivimos en este extraño comienzo de siglo tenemos el deber -y, más que todas las generaciones anteriores, los medios- de contribuir a esta empresa de salvamento; con sensatez, con lucidez, pero también con pasión e incluso, con ira. Sí, con la ardiente ira de los justos.

Es decir que la principal tarea de la nueva era antropológica globalizada, en cuyos inicios nos hallamos, pasa por educar y formar a las nuevas generaciones superando el miedo, la pobreza, la ignorancia y el dogmatismo impositivo consiguiendo formar sociedades humanas reflexivas, críticas y libres, que se comporten como ciudadanos adultos honestos, responsables y emocionalmente respetuosos y comprometidos. Horizonte de excelencia cívica cultural capaz de reinventar una concepción del mundo que no sea sólo la traducción moderna de nuestros prejuicios ancestrales y nos permitan conjurar el retroceso que se anuncia, pues hay tiempo para la esperanza de renovarse como personas en vez de autodestruirse. Antonio Muñoz Molina -en Todo lo que era sólido, 2013- recuerda con insistencia en el caso puntual de la transición democrática española: Hace falta una serena rebelión cívica y cultural…  Al tiempo que urge con premura a las presentes y futuras generaciones, cuando afirma: ¡Hay cosas que son inaplazables y que deben cambiar!

Publicado el

CÓMO TRIUNFAR EN LOS ESTUDIOS Y EN LA VIDA PROFESIONAL

La mayoría de universidades norteamericanas preveen en sus planes de estudios un curso propedéutico sobre Técnicas de estudio. Las investigaciones y el seguimiento acerca de la eficacia que producen estos cursos de aterrizaje universitario demuestran resultados claramente positivos. Al principio, sólo se pensaron para estudiantes con problemas de rendimiento en determinadas carreras o áreas del conocimiento, pero pronto se comprobó que todos los estudiantes podían beneficiarse de ellos. En efecto, los estudiantes buenos mejoraban sus notas y sacaban más provecho incluso que los estudiantes mediocres. Así se expresaba Harry  Naddox, hace unas decenas de años, en el manual de uno de estos cursos universitarios, que titulaba: ¿CÓMO ESTUDIAR?… Su conclusión era que la metodología del esfuerzo mental, que supone el estudio bien hecho, se debería estimular a edades más tempranas.

Con mucho retraso, la misma problemática se plantea, actualmente, a todos los niveles del sistema educativo del estado español. Comentarios como, ¡es que no saben estudiar!, para explicar las malas notas o el bajo rendimiento, son frecuentes tanto entre padres, como maestros y profesores. En realidad, ¿estudiar es fácil o difícil?… Esta es la cuestión.  La respuesta es salomónica:  fácil y difícil, al mismo tiempo. Tiene que ser fácil, desde el momento que es un proceso que se inicia con el aprendizaje de la lectura en la infancia y se continúa en la adolescencia en paralelo con la calidad lectora. Pero es difícil, en el sentido de que nunca se llega a leer y estudiar al 100 %, es decir, a la perfección.  Y, por otro lado, leer y estudiar mediocre y memorísticamente, es decir, mal, es fácil. Por el contrario, leer y estudiar con actitud reflexiva, crítica y de superación, día a día, curso a curso, es bastante más difícil. Es todo un arte a la vez que un deporte y, como tal, debe enseñarse y aprender a aprender disfrutando, desde la infancia, adolescencia, juventud y madurez… en cada una de las etapas del sistema educativo y formativo.

Las Técnicas activas Psicomind para descubrir un estudio eficaz y agradable abordan esta problemática, causa de muchos fracasos y abandonos prematuros y se adelanta a las instituciones oficiales, escolares y universitarias,  tanto a nivel de competencias educativas nacionales del MEC, como de las  Comunidades autónomas en las suyas. Pues, salvo muy raras excepciones, ni se han planteado el tema de incluir en sus planes curriculares técnicas de concentración y de esfuerzo mental  para solventar el problema del fracaso escolar, universitario y profesional. Sin embargo, cada día la sociedad exige cotas más altas de preparación, madurez y eficacia, a las personas y a los equipos de profesionales cualificados y vocacionales. Esta línea impuesta por el alto grado de desarrollo teórico y aplicado, económico y tecnológico, así como por la competitividad en el sueldo y calidad profesional, lleva camino de mantenerse e, incluso, de incrementarse. Los estudiantes deben estar a la altura de este reto actual y futuro. La selección para incorporarse al mundo del trabajo será cada vez más exigente y los  mejor preparados mental, técnica y humanamente tendrán más posibilidades de encontrar el trabajo que responda a sus intereses y a los estudios realizados con ilusión. Ante semejante panorama los estudiantes no pueden conformarse con carreras  elegidas por razones cómodas, sin reflexión y realizadas sin ilusión… Muy al contrario deben utilizar técnicas de estudio que potencien al máximo sus cualidades y dones naturales para conseguir la profesión soñada.

Hay momentos  clave en que conviene revisar y poner a punto las herramientas para que el trabajo intelectual llegue a gustar y rinda al máximo en resultados.  Entre los 13 y 16 años, o sea en segundo, tercero o cuarto de ESO, antes de comenzar Bachillerato o Módulos profesionales es un momento muy oportuno. Los fracasos en Bachillerato, Módulos profesionales y Universidad son debidos a la falta de técnicas sólidas y de alta exigencia personal en la etapa adolescente de Secundaria. Ya en Bachillerato, Módulos superiores y Universidad es oportuno y necesario un buen engrase de estas técnicas y consolidar las al alza definitivamente. Pues, en el caso de no alcanzar cotas de alta calidad en su realización, las dificultades para superar los cursos pueden ir a más y hacerse insuperables. En cualquier caso, antes de decidirte a hacer un curso de estas características, conviene que superes algunos espejismos como los que siguen:

  • Suponer que el mero hecho de hacer un curso sobre técnicas de estudio es la panacea para mejorar las notas sin esfuerzo y  superación personal. Sería una perezosa ingenuidad.
  • Creer que tu caso no tiene remedio y que nunca llegarás a estudiar bien, aunque te lo propongas  en serio. Sería una desconfianza imperdonable en ti mismo y en tus aptitudes naturales.
  • Esperar mejoras inmediatas y espectaculares con sólo hacer pasivamente el curso, sin llevarlo a la práctica diaria desde el primer momento. Sería el colmo de la dolze vita.
  • Dar por sentado que la eficacia del estudio depende sobre todo de la cantidad de horas de estudio y menos del interés, concentración y calidad de las técnicas que apliques. Sería mantener un criterio superado por los conocimientos teóricos y experimentales  de la Pedagogía y Psicología actuales.
  • Estar convencido de que estudias ya a la perfección y que no necesitas de un curso específico para mejorar al respecto. Sería un complejo de autosuficiencia, o bien de un conformismo perezoso.

Las características metodológicas del curso Psicomind pivotan en torno a los siguientes aspectos teóricos y prácticos siguientes:

1.- PUNTO DE PARTIDA: Análisis consciente de la situación personal inicial en calidad de estudio.

2.- EL ESTUDIANTE: Un profesional del estudio bien hecho y disfrutado.

3.- LA PLANIFICACIÓN DEL TIEMPO LIBRE: Inversión prevista, diaria y semanal, del tiempo dedicado al estudio.

4.- CÓMO CONOCER LA CALIDAD EN LA LECTURA: Conocerse para superarse como lector y estudiante.

5.- CÓMO MEJORAR EN CALIDAD LECTORA Y DEL ESTUDIO: Importancia perenne de la lectura, por afición, en la sociedad actual y del futuro.

6.- LA SÍNTESIS MENTAL ABSTRACTA: Técnica estimulante de la comprensión inteligente y crítica racional.

7.- LA SÍNTESIS ABSTRACTA  de una idea principal, Y  EL ANÁLISIS SUBRAYADO de su respuesta: Primera fase de un estudio reflexivo, crítico y creativo.

8.- LOS ESQUEMAS, como técnica de relación integradora y estructurada: Segunda fas de un estudio reflexivo, relacionado e integrado.

9.- LA REDACCIÓN de los esquemas, como técnica de auto evaluación:  Tercera fase de un estudio reflexivo, razonado y contrastado.

 10.- EL MÉTODO DE ESTUDIO  2L-SERA:  Autotaller  Psicomind del estudio.

11.- EL SEGUIMIENTO PERSONAL  diario y periódico:  Auto valoración y evaluación conscientes y de alta exigencia.

 

Publicado el

LA HUMANIDAD PROTAGONISTA DE SU EVOLUCIÓN

¿Qué protagonismo tiene la Humanidad ante el momento crítico por el que atraviesa su evolución sociocultural

y tecnológica en un planeta en vías de globalización?…

 

El sistema antrópico actual se halla, sin duda alguna, en el pico de máxima complejidad y ante el riesgo históricos de su peculiar evolución. Los pasos de las etapas evolutivas anteriores, con sus inflexiones y saltos ascendentes o descendentes en complejidad e interdependencia, se iniciaron con el big bang y continuaron hasta la emergencia y consolidación de la mente inteligente del ente humano, que incluye e integra todos los sistemas de la naturaleza biológica. El comienzo  de la inteligencia biogenética, aseguró de manera estable y autónoma la supervivencia de los sistemas de vida más simples o bacterianos… Y, ha seguido hasta los más complejos animales antrópicos o humanos, que representan la cúspide de la inteligencia social y cultural alcanzada por el fenómeno de la evolución en el mundo terrestre. Es cierto que el salto histórico actual de la evolución del fenómeno humana en la Tierra es, inmensamente, más complejo que en las fases prehistóricas e históricas anteriores. Se puede afirmar, empleando un símil analógico coloquial, que la humanidad actual con el entramado social y étnico, cultural y psicológico, industrial y tecnológico, político y socioeconómico en vías de globalización, tiene el protagonismo de un macro-organismo con poderes para generar fenómenos, procesos y acciones emergentes de consecuencias globales planetarias y cósmicas imprevisible,de cara el futuro. Todo indica que los sistemas antropozóicos: socioculturales, industriales, tecnológicos y telemáticos, generados por la especie humana en la biosfera terrestre han llegado a tal complejidad de variables entremezcladas e interactuantes que actúan como macro-organismo en muchos aspectos de la realidad.

Hasta el punto que influye, por ejemplo, como agente determinante en la evolución natural geológica y biológica global en el planeta como factor estabilizador, o bien, desequilibrante del ecosistema global biosférico con sus actividades demográficas, industriales, económicas, tecnológicas… y telemáticas del sistema antrópico actual. La balanza se inclina muy peligrosamente hacia la vertiente desestabilizadora ya que construye edificios y consume territorio, fabrica electrodomésticos, automóviles, barcos, aviones, ordenadores, televisores, ordenadores… también tanques, ametralladoras, bombas atómicas y demás artefactos de guerra mortíferos que evolucionan, a su vez, en conocimiento y poder tecnológico a una velocidad hasta ahora desconocida con el consiguiente expolio de recursos naturales y con la emisión de gases de efecto invernadero causantes de un inminente y acelerado cambio climático súper acelerado y global.

En la sociedad que nos toca vivir podemos observar signos reales de lo que tratamos de expresar, simbólica e hipotéticamente, con la expresión de macro-organismo capaz de acción sistémica emergente, al referirnos al fenómeno antropológico generado por la población humana y a sus actividades en el planeta. No pretendemos, en absoluto, dar alas a posicionamientos animistas, filosóficos y teológicos finalistas de ningún tipo fantástico e ideológico perfeccionista… y mucho menos dar pábulo a leyendas catastrofistas sobre la proximidad del fin del mundo, con juicio final incluido y profetizado por los representantes de creencias religiosas e ideologías filosóficas o políticas. Sin embargo, los poderosos medios informáticos de las ciencias de la comunicación, con la red de internet a la cabeza, son equivalentes a un sistema de información social y mediático a distancia que puede considerarse equivalente a un embrión del sistema nervioso del hipotético y analógico superorganismo humano. Por ejemplo, las redes sociales de internet permiten poner en contacto e interaccionar entre sí, y al instante, a las personas que integran el colectivo humano planetario a la velocidad electrónica de los fotones de la luz… con todo lo que este acontecimiento presupone en posibilidades y riesgos en el futuro.

Igualmente, las innovaciones y adelantos técnicos e industriales, artísticos y hasta los avances o retrocesos sociopolíticos y económicos equivaldrían a mutaciones de este hipotético macro-organismo, puesto que tiene características capaces de generar mutaciones tecnológicas en el sentido analógico aplicado al diseño material y al funcionamiento de los artilugios técnicos e industriales como bicicletas, coches, teléfono, ordenadores, bombas, satélites, robots… Y también es aplicable a la misma red de comunicación auditiva por la radio, visual por la televisión y virtual por las redes telefónicas y de internet. Todos estos fenómenos socioculturales antropozoicos son hechos que, lógicamente, dan lugar a una re-evolución de alcance tecnológico-industrial y económico conectada en redes interdependientes en las vertientes: científico tecnológica y mediática, política y socioeconómica… educativa y formativa. Desde luego, sin precedentes en el pasado del linaje humano pues es inmensamente más poderosa y rápida, compleja e impactante que en las fases de hominización social y de humanización cultural y psicológica de las civilizaciones prehistóricas e históricas más brillantes de épocas anteriores, tanto europeas como americanas, orientales u occidentales…

Otra característica predictiva del protagonismo del supuesto súper-organismo humanidad, desde una reflexión analógica a partir de la biología, sería que ha desarrollado un sistema de alarma informático inmunitario para curar las heridas, o bien, de prevención sobre ataques posibles y futuros a la salud estable del supuesto macro-organismo humano. Puesto que cuenta con alarmas preventivas y respuestas reguladoras homeostáticas globales de información, como son diferentes organizaciones internacionales del tipo Naciones Unidas, Protección de la infancia o Unicef, Amnistía internacional, Cruz roja, Greenpeace, Media Luna, Médicos del mundo, Aldeas infantiles SOS, Tribunales internacionales de justicia… e incluso las mareas humanas promovidas en las redes a través de internet. En cualquier caso, se trata de organizaciones humanitarias ciudadanas, tipo ONGs, unas más tradicionales en base a la caridad de los creyentes y otras más recientes como respuestas de fraternidad y de justicia humana universal irrenunciables. Ambas tendencias o actitudes responden a valores cooperantes y altruistas, que son características psico emocionales del súper mamífero humano.

Seguramente, instituciones y acontecimientos de este tipo irán a más, en competencia y colaboración eficaces, siempre que sigamos creciendo la mayoría social en la línea del pensamiento científico holístico con actitudes, valores y comportamientos de mayor compromiso cívico, social y cultural. Así lo hemos podido comprobar en las recientes movilizaciones del mundo árabe, no en las facciones bipolares fanáticas tipo talibanes o yihadistas, reclamando pacíficamente dignidad y justicia, pan y comportamientos democráticos a sus respectivos gobiernos, por primera vez en su historia, durante la primavera del 2011. Se trata de movimientos sociales, mayoritariamente juveniles, pero también de todas las edades y estamentos que en el fondo coinciden cuando exigen una depuración democrática real y participativa de los responsables políticos convencionales, la reconversión de la gestión usurera e inmoral de las sociedades financieras  y otros lobbies económicos proclives a la extorsión; junto a la eliminación de los paraísos fiscales escondrijo de oligarquías al margen de la ley, que esquivan los deberes sociales y económicos en sus respectivos países de origen y que llegan a comprar y utilizar para sus intereses económicos a algunos políticos elegidos democráticamente… demasiados, por desgracia.

Es muy esperanzador el resurgimiento de estos movimientos, pues demuestran altura y equilibrio cultural: conciencia social, reflexión dialogante, ansias de paz y compromiso honesto y justo por la política o la cosa pública. Sin duda son acontecimientos indicadores de un núcleo sociocultural de excelencia que se escapa al control de los poderes oligárquicos tradicionales… Ahora bien, estos movimientos cívicos colaterales, tan encomiables, deberían ser reemplazadas por legislaciones justas y eficaces de las instituciones cívicas y oficiales políticas de tal forma eficiente y responsable que hicieran innecesarias pedir limosnas para sobrevivir de la caridad. Sería el mejor indicador de que el mundo camina hacia un cambio a mejor en profundidad moral.

En la misma suposición analógica del símil anterior, las máquinas o inventos del ser humano son equivalentes a mutaciones tecnológicas del supuesto súper-organismo humano en el ámbito planetario. Es decir, que la evolución humana sociocultural, mediática y tecnológica del momento actual adquiere unas características muy singulares pues, obviamente, el mayor conocimiento teórico y los poderes económicos y tecnológicos adquiridos dan una dimensión al protagonismo del fenómeno humano que nunca ha tenido hasta ahora. El fenómeno humano en su conjunto se está convirtiendo, cada vez más, en protagonista agente y paciente del proceso global de la evolución por selección natural. También, y por supuesto, de los objetos o máquinas que inventa o pueda inventar… y que, a su vez, evolucionan por el mismo principio selectivo natural por simbiosis competente y colaboradora que generen calidad de vida equitativa en las necesidades básicas de salud, trabajo y cultura para unas mayorías sociales si se gestionan digna y honestamente.

Estamos, pues, ante una nueva era antropozoica en la evolución del planeta que conjuga cambios evolutivos entre los caracteres biogenéticos animales {y/o} las características humanas sociales y culturales, industriales y tecnológicas… emotivas y psicológicas. Hechos y acontecimientos, que bien gestionados podrían asegurar una subsistencia digna y en paz entre las personas, a la vez que sostenible para el planeta al dar respuestas idóneas a los problemas, aquí y ahora, desde el conocimiento teórico científico y sus aplicaciones tecnológicas, telemáticas… y económicas. Por supuesto, bajo el impulso innato originario de buscar soluciones al problema de fondo, o sea, la supervivencia personal y de la tribu familiar, de manera más inmediata, y la permanencia de la vida humana y de la diversidad biológica en el planeta. Hechos compatibles con un conjunto de variables tan diversas y complejas que varían e interactúan enriquecidas por las creaciones humanas artísticas y literarias, políticas e ideológicas, industriales, tecnológicas y económicas…

Es decir, que en el entorno biosférico terrestre antropológico todo se halla mediatizado por el supuesto súper-organismo humano que interactúa, ¡aquí y ahora ya!, de agente globalizador y de actor coordinador, con sus errores y aciertos, siempre vigilado por las fuerzas y leyes de la naturaleza, entre ellas por el proceso de la selección natural. Hay pues razones, en principio, que aportan optimismo en el futuro del sistema biológico y sociocultural, personal y sistémico del fenómeno humano. Ya que si abandonamos el lenguaje metafórico y damos al fenómeno mutación el sentido, estrictamente, evolutivo genético aplicado al contexto presente de la evolución biológica y humana, social y cultural del fenómeno humano sistémico, constatamos que la humanidad tiene, como entidad global, el conocimiento teórico y el poder tecnológico para intervenir directamente en el fenómeno general de la evolución induciendo y generando mutaciones biogenéticas… e impulsando y controlando mutaciones socioculturales, cada vez más virtuales y globalizadas, pero también tan reales y de alto riesgo, que precisan del seguimiento y del control homeostático de instituciones internacionales por encima de los poderes económicos sociales, políticos militares… y religiosos nacionalistas. Sin duda alguna, la interacción de las nuevas tecnologías de la información hace que la nueva evolución sociocultural tecnológica y globalizada sea la más compleja y acelerada, incierta y arriesgada que la de cualquier otra encrucijada evolutiva anterior en la naturaleza terrestre de la vida y la humanidad.

 

Publicado el

PROTAGONISTAS RESPONSABLES DE LA GLOBALIZACIÓN

¿Qué protagonismo responsable nos corresponde en el momento crítico

 de globalización planetaria por la que atravesamos?…

El conjunto de sistemas antrópicos actuales se hallan, sin duda alguna, en un pico de máxima complejidad y de riesgos históricos de la específica evolución del linaje humano. El momento actual de su evolución en la Tierra es, inmensamente, más complejo que en en cualquier otra era prehistórica e histórica anteriores. Se puede afirmar, ahora más que nunca, empleando un símil analógico coloquial, que la especie humana a comienzos de este siglo con el entramado social y étnico, cultural y psicológico, industrial y tecnológico, político y socioeconómico en vías de globalización, tiene el protagonismo de un macro-organismo con poderes para generar fenómenos, procesos y acciones emergentes de consecuencias globales planetarias y cósmicas imprevisibles… de cara el futuro. Todo indica que los sistemas antrópicos:  socioculturales, industriales, tecnológicos y telemáticos, generados por la especie humana en la biosfera terrestre han llegado a tal complejidad de variables entremezcladas e interactivas que actúan así ya en muchos aspectos de la realidad.

Hasta el punto que influye, por ejemplo, como agente determinante en la evolución natural geológica y biológica global en el planeta como factor estabilizador, o bien, desequilibrante del ecosistema global biosférico con sus actividades demográficas, industriales, económicas, tecnológicas… y telemáticas del sistema antropológico actual. La balanza se inclina, muy peligrosamente, hacia una situación desestabilizadora ya que construye edificios y consume territorio, fabrica electrodomésticos, automóviles, barcos, aviones, ordenadores, televisores, ordenadores… también tanques, ametralladoras, bombas atómicas y demás artefactos de guerra mortíferos que evolucionan, a su vez, en conocimiento y poder tecnológico a una velocidad hasta ahora desconocida con el consiguiente expolio de los recursos naturales y con la emisión de gases de efecto invernadero causantes de un inminente y acelerado cambio climático muy acelerado y global.

Es, pues, cierto que en la sociedad que nos toca vivir podemos observar signos reales de lo que trato de expresar, simbólica e hipotéticamente, con la expresión de macro-organismo capaz de acción sistémica emergente, al referirnos al gran sistema antrópico generado por la población humana y a sus actividades en el planeta. No pretendemos, en absoluto, dar alas a posiciones animistas, filosóficas y teológicas del tipo fantástico finalistas… Y, mucho menos, dar pábulo a leyendas catastrofistas sobre la proximidad del fin del mundo con juicio final incluido y profetizado por algunos significados personajes de las diferentes religiones.

No obstante, los poderosos medios informáticos de las ciencias de la comunicación, con internet a la cabeza, son equivalentes a un sistema de información social y mediático a distancia que puede considerarse equivalente a un embrión del sistema nervioso del hipotético y analógico superorganismo humano. Por ejemplo, las redes sociales de internet permiten poner en contacto e interaccionar entre sí, y al instante, a las personas que integran el colectivo humano planetario a la velocidad electrónica de los fotones de la luz… con todo lo que este acontecimiento presupone en posibilidades y riesgos en el futuro.

Igualmente, las innovaciones y adelantos técnicos e industriales, artísticos y hasta los avances o retrocesos sociopolíticos y económicos equivaldrían a mutaciones de este hipotético macro-organismo, puesto que tiene características capaces de generar mutaciones tecnológicas en el sentido analógico aplicado al diseño material y al funcionamiento de los artilugios técnicos e industriales como bicicletas, coches, teléfono, ordenadores, bombas, satélites, robots… Y también es aplicable a la misma red de comunicación auditiva por la radio, visual por la televisión y virtual por las redes telefónicas y de internet… Todos estos fenómenos tecnológicos son hechos que, lógicamente, dan lugar a una re-evolución de alcance tecnológico-industrial y económico conectada en redes de las vertientes: científico tecnológica y mediática, política y socioeconómica… educativa y formativa. Desde luego, sin precedentes en el pasado del linaje humano pues es inmensamente más poderosa y rápida, compleja e impactante que en las fases de hominización social y de humanización cultural y psicológica de las civilizaciones prehistóricas e históricas más brillantes de épocas anteriores, tanto europeas como americanas, orientales u occidentales…

Otra característica predictiva del protagonismo del supuesto superorganismo humanidad, desde una reflexión analógica a partir de la biología, sería que ha desarrollado un sistema de alarma informático inmunitario para curar las heridas, o bien, de prevención sobre ataques posibles y futuros a la salud estable del supuesto macro-organismo humano. Pues, cuenta con alarmas preventivas y respuestas reguladoras homeostáticas globales de información, como son diferentes organizaciones internacionales del tipo Naciones Unidas, Protección de la infancia o Unicef, Amnistía internacional, Cruz roja, Greenpeace, Media Luna, Médicos del mundo, Aldeas infantiles SOS, Tribunales internacionales de justicia… e incluso las mareas humanas promovidas en las redes a través de internet. En cualquier caso, se trata de organizaciones humanitarias ciudadanas, tipo ONGs, unas más tradicionales en base a la caridad de los creyentes y otras más recientes como respuestas de fraternidad y de justicia humana universal irrenunciables. Ambas tendencias o actitudes responden a valores cooperantes y altruistas, que son características psico-emocionales del súper-mamífero humano.

Seguramente, instituciones y acontecimientos de este tipo irán a más, en competencia y colaboración eficaces, siempre que sigamos creciendo la mayoría social en la línea del pensamiento científico holístico con actitudes, valores y comportamientos de mayor compromiso cívico, social y cultural. Así lo hemos podido comprobar en las recientes movilizaciones del mundo árabe, no en las facciones bipolares fanáticas tipo talibanes o yihadistas, reclamando pacíficamente dignidad y justicia, pan y comportamientos democráticos a sus respectivos gobiernos, por primera vez en su historia, durante la primavera del 2011. Se trata de movimientos sociales, mayoritariamente juveniles, pero también de todas las edades y estamentos que en el fondo coinciden cuando exigen una depuración democrática real y participativa de los responsables políticos convencionales, la reconversión de la gestión usurera e inmoral de las sociedades financieras  y otros lobbies económicos proclives a la extorsión; junto a la eliminación de los paraísos fiscales escondrijo de oligarquías al margen de la ley, que esquivan los deberes sociales y económicos en sus respectivos países de origen y que llegan a comprar y utilizar para sus intereses económicos a algunos políticos elegidos, demasiados, por desgracia.

Es muy esperanzador el resurgimiento de estos movimientos, pues demuestran excelencia y equilibrio cultural: conciencia social, reflexión crítica, ansias de paz y compromiso honesto y justo por la política o la cosa pública. Sin duda son acontecimientos indicadores de un núcleo sociocultural de excelencia que se escapa al control de los poderes oligárquicos tradicionales… Ahora bien, estos movimientos cívicos colaterales, tan encomiables, deberían ser, poco a poco, reemplazadas por legislaciones justas y eficaces de las instituciones cívicas y oficiales políticas de forma eficiente y responsable que hicieran innecesario pedir limosnas para sobrevivir de la caridad. Sería el mejor indicador de que el mundo camina hacia un cambio a mejor en calidad ética y moral.

En la misma suposición analógica del símil anterior, las máquinas o inventos del ser humano son equivalentes a mutaciones tecnológicas del supuesto superorganismo humano en el ámbito planetario. Es decir, que la evolución humana sociocultural, mediática y tecnológica del momento actual adquiere unas características muy singulares pues, obviamente, el mayor conocimiento teórico y los poderes económicos y tecnológicos adquiridos dan una dimensión al protagonismo del fenómeno humano que nunca ha tenido hasta ahora. El fenómeno humano en su conjunto se está convirtiendo, cada vez más, en protagonista agente y paciente del proceso global de la evolución por selección natural. También, y por supuesto, de los objetos o máquinas que inventa o pueda inventar… y que, a su vez, evolucionan por el mismo principio selectivo natural que favorece las asociaciones de simbiosis competentes y colaboradoras, que generen calidad de vida equitativa en las necesidades básicas de salud, trabajo y cultura para unas mayorías sociales si se gestionan digna y honestamente.

Estamos, pues, ante una nueva era antropológica en la evolución del planeta que conjuga cambios evolutivos entre caracteres genéticos animales {y/o} cualidades humanas sociales y culturales, industriales y tecnológicas… emotivas y psicológicas. Hechos y acontecimientos, que bien gestionados podrían asegurar una subsistencia digna y pacífica entre las personas, a la vez que sostenible para el planeta al dar respuestas idóneas a los problemas, aquí y ahora, desde el conocimiento teórico científico y sus aplicaciones tecnológicas, telemáticas… y económicas. Por supuesto, bajo el impulso innato originario de buscar soluciones al problema de fondo, o sea, la supervivencia personal y de la tribu familiar, de manera más inmediata, y la permanencia de la vida humana y de la diversidad biológica en el planeta. Hechos compatibles con un conjunto de variables tan diversas y complejas que varían e interactúan enriquecidas por las creaciones humanas artísticas y literarias, políticas e ideológicas, industriales, tecnológicas… y económicas.

Es decir, que en el entorno biosférico terrestre antrópico todo se halla mediatizado por el supuesto superorganismo humano interactivo, ¡aquí y ahora ya!, que actúa de agente globalizador y de actor coordinador, con sus errores y aciertos, siempre vigilado por las fuerzas y leyes de la naturaleza, entre ellas por el proceso imparcial y democrático de la selección natural, que favorece las soluciones de lo que es mejor para la mayoría. Tenemos razones, en principio, que aportan optimismo en el futuro del sistema biológico y sociocultural, personal y sistémico del fenómeno humano.

Ya que si abandonamos el lenguaje metafórico y damos al fenómeno mutación el sentido, estrictamente, evolutivo genético aplicado al contexto presente de la evolución biológica y humana, social y cultural del fenómeno humano sistémico, constatamos que la humanidad tiene, como entidad global, el conocimiento teórico y el poder tecnológico para intervenir directamente en el fenómeno general de la evolución induciendo y generando mutaciones genéticas… e impulsando y controlando mutaciones socioculturales, cada vez más virtuales y globalizadas, pero también tan reales y de alto riesgo, que precisan del seguimiento y del control homeostático de instituciones internacionales por encima de los poderes económicos sociales, políticos militares… y religiosos nacionalistas

Sin duda alguna, la interacción de las nuevas tecnologías de la información hace que la nueva evolución sociocultural tecnológica y globalizada sea la más compleja y acelerada, incierta y arriesgada que la de cualquier otra encrucijada evolutiva anterior en la naturaleza terrestre de la vida y la humanidad. Son, pues expectativas acompañadas de esperanza y temores, de grandeza y pequeñeces, de certeza e incertidumbres, de poderío y limitaciones, de luces y sombras… cuyos protagonistas responsables somos.

 

 

Publicado el

¿ OTRA HUMANIDAD MÁS EQUITATIVA ES POSIBLE ?

¿El linaje humano tiene posibilidades de continuar habitando la Tierra en paz junto a sus semejantes específicos

y al resto de seres vivos con los que comparte el planeta?…

 La respuesta hipotética del no supondría aceptar que el fenómeno de la evolución natural del mundo continuará sin el linaje humano y que el fin prematuro de nuestra especie se halla cerca. Por otro lado, las suposiciones del sí temporal y sostenible son poco esperanzadoras, pues los humanos de los últimos siglos y décadas estamos dejando a las generaciones inmediatas una hipoteca de alto riesgo sobre nuestra casa en el universo. En consecuencia, los desafíos de la permanencia de la especie humana y de la continuidad del fenómeno de la vida en el planeta son hechos reales muy preocupantes. Las causas de esta situación al límite de una contaminación ambiental desencadenante de un cambio climático catastrófico y del agotamiento de los recursos naturales, junto al posible estallido de guerras feroces, más o menos generalizadas son hechos históricos ciertos, por desgracia, acelerados y regresivos de consecuencias imprevisibles.  Tomar conciencia de la situación de emergencia cruda e inminente es prioritario para ganar tiempo, poner soluciones realistas y eficaces que atajen las raíces del problema con coraje y responsabilidad, sin más dilaciones.

El escenario actual del pensamiento complejo científico y del progreso tecnológico de la humanidad  comenzó a gestarse con la revolución sociocultural del Renacimiento occidental con el cambio de paradigma astronómico de Copérnico, Galileo, Kepler, Newton… Continuó con la Ilustración filosófica naturalista occidental y el progreso de las ideas liberales y burguesas de la industrialización en la etapa histórica moderna y tecnológica contemporánea. Gracias a los descubrimientos científicos y a los adelantos tecnológicos espectaculares, aplicados a la economía industrial y a la tecnología telemática de la información de las últimas décadas, se han conseguido progresos en los sistemas socioeconómicos y políticos  de las clases financieras endiosadas y de medias aburguesadas, pero no en el tejido social asalariado de las clases humildes, que cada vez se hallan más fuera del sistema socioeconómico y cultural, tanto en las potencias occidentales decadentes como en las orientales emergentes…

Por tanto, al tiempo que se han logrado hitos sociales de bienestar y avances culturales democráticos importantes e interesantes, en algunos áreas sociales y países, han ido surgiendo nuevos retos y desafíos globales. La clase burguesa conservadora tradicional y capitalista se alió con los poderes fácticos del oscuro milenio religioso medieval… Y, como reacción, floreció una clase obrera consciente de sus derechos y otra de profesiones liberales más ilustrada, igualitaria y abierta a los gremios artesanales medievales. Corrientes ideológicas antagónicas en el ideario político, cultural, religioso y socioeconómico, desembocaron a finales del siglo XIX y comienzos del XX, en versiones socioeconómicas y políticas como el capitalismo liberal en occidente, que traiciona sus propios valores; el comunismo marxista, que prioriza el poder de un estado totalitario por encima de la libertad y derechos de las personas ;  el inmovilismo  islamista del mundo árabe que, tras su momento brillante en su época medieval, ha quedado bloqueado en su evolución histórica y se ha atrincherado en luchas internas de corrientes religiosas, enfrentadas entre sí en guerras fratricidas, y refractario a los valores democráticos y a los avances del conocimiento científico…

Los resultados históricos han sido dos guerras mundiales en el siglo XX y la situación en que nos encontramos en las primeras décadas del siglo XXI con sistemas socioeconómicos y culturales altamente masificados y polarizados de sociedades autodenominadas democráticas, pero sometidas a poderes oligárquicos socioeconómicos y financieros, religiosos y políticos que mantienen una guerra fría larvada por ellos mismos manipulada… y hasta controlada. El panorama es todavía más deplorable en las sociedades emergentes y deprimidas, más polarizadas si cabe y con regímenes políticos totalitarios radicalizados de los países más pobres o en vías de desarrollo socioeconómico y democrático. Así las cosas, los sistemas antrópicos entre biológicos animales {y/o} humanos socioculturales  tienen muy difícil pasar el filtro del salto evolutivo del presente si no evolucionamos hacia sistemas sociales más equilibrados, estables y sostenibles frente al proceso de la selección natural…

Opinamos que el principio de toda actuación, aparte de cualesquiera otras acciones responsables que hayan de tomarse, pasa por una premisa previamente esencial e ineludible: un compromiso urgente y al máximo nivel mundial posible de consenso para alcanzar una sociedad más justa, culta y dignamente abastecida en las necesidades básicas de supervivencia de la gente desamparada, superando la situación actual en que se halla formando bolsas masivas de injusticia, ignorancia y pobreza de la clases populares más deprimidas… En caso contrario, no habrá garantía para un futuro en paz estable y con sostenibilidad para una sociedad que no respeta, mínimamente, la dignidad de las personas ni garantiza la equivalencia de obligaciones y derechos cívicos mínimos entre las diferentes clases sociales de la comunidad humana.

Sólo elevando la equidad socioeconómica, la calidad cultural sistémica y la ética de la ciudadanía, con mucha mayor exigencia para quienes tienen responsabilidades institucionales, económicas y políticas de la cosa pública o bienes comunes de todos. Solamente así podrá hacerse la presión ciudadana de manera contundente y efectiva, para tener unos responsables familiares y sociales, políticos y religiosos, económicos y empresariales con la dignidad humana suficiente de equilibrar las desigualdades entre las personas y los pueblos sumidos en la exclusión social, la ignorancia cultural y la pobreza al límite de la subsistencia… La esperanza para avanzar hacia un nuevo resurgimiento emergente sociocultural digno y solidario entre las personas y los pueblos o civilizaciones pasa por elevar la cultura humana reflexiva y la sensibilidad social equitativa del patrimonio comunitario de la naturaleza, monumental histórico y económico tributario … y equilibrado entre la justicia social {y/o} la caridad sentimental.

Los esfuerzos por el cambio de excelencia cultural deberían centrarse en las edades más tempranas y sensibles, delicadas y plásticas, neurológica y psicológica-mente. En consecuencia, el terreno a abonar y preparar para lograr este objetivo esencial de equilibrio humano responsable de las personas es proteger el ámbito familiar y el educativo de las etapas infantil y adolescente. En paralelo, resulta prioritario conseguir educar y formar personas con características animales instintivas sociales {y/o} humanas culturales emocionales bien integradas y equilibradas, sanas y responsables. Contamos a nuestro favor con los conocimientos científicos teóricos y los poderes tecnológicos y económicos alcanzados, por primera vez en la historia, para acabar con la ignorancia, el hambre, la miseria y algunas enfermedades. Pero también para autodestruirnos con un progreso descontrolado y alienante de las personas y expoliador de los recursos naturales, cuando no para invertir en industrias de armas de destrucción masiva con la finalidad de matar al diferente, como enemigo a eliminar.

El futuro de la historia de la humanidad en la Tierra se enfrenta a unos retos de cambios sistémicos: sociales, culturales, tecnológicos y económicos globales en unas circunstancias sin precedentes. Las nuevas generaciones de ciudadanos tendrán que adaptarse a las nuevas circunstancias, si quieren sobrevivir como individuos y permanecer en el tiempo como especie sapiens, o bien, otra la superará y reemplazará siguiendo la historia implacable de la evolución natural controlada por el filtro de la selección natural mucho antes de lo previsto por las fuerzas y leyes naturales. Nos jugamos el provenir y nos queda poco tiempo para que el proceso de deterioro ambiental ecológico y sociocultural humano sean irreversibles, o bien tremendamente dolorosos y traumáticos de reconducir, si perdemos el control por falta de la consiguiente calidad social y cultural de las personas.

Hablar en estos términos no es caer en catastrofismos apocalípticos ignorantes, ni resucitar miedos ancestrales. Los hechos son los que son y no los que nos gustaría que fuesen. James Lovelock físico y meteorólogo ambiental, escritor e investigador de la NASA es uno de los padres del pensamiento sistémico planetario conocido como “hipótesis Gaia”, en recuerdo de la diosa Tierra de los filósofos naturalistas griegos y la madre Tierra para los chamanes orientales… Pues bien, este físico meteorólogo y ensayista científico, era un ardiente ecologista antinuclear en la década de los años sesenta del siglo pasado. Ahora a sus 90 y tantos años reflexiona así: “Estamos en un jumbo y necesitamos gasolina para no caernos… Pienso, desde un punto de vista práctico, que lo mejor es perderle el miedo a la energía nuclear… Será necesario impregnarse de un nuevo espíritu [humano sistémico]… Si la gente llegara a pensar en la Tierra como en su hogar en peligro, tal vez se comportaría con más sensatez”.

También Nicholas Stern economista, académico británico, autor del Informe Stern por encargo del gobierno británico de Toni Blair, en 2005, defendía ya una economía respetuosa y sometida a las leyes de la naturaleza para prevenir el recalentamiento del planeta con el cambio climático brutal que vaticinaba de inminente en una entrevista en junio del 2011: “Tenemos 10 o 15 años para reaccionar, en caso contrario, el futuro no será para nada muy halagüeño”, y lo que es peor irreversible. Urge un compromiso mayoritario de cambio en la información, en el pensamiento, en la concepción del mundo y en el estilo de vida. No podemos olvidar que para que cambien las conductas de la  gente debe cambiar la ecocultura científico sistémica de unos ciudadanos dignos herederos de un planeta único y maravilloso.

Publicado el

EDUCAR PARA LA CONVIVENCIA Y FORMAR EN LA EXCELENCIA

¿Cómo educar para la convivencia y formar en la excelencia cultural equitativa a las próximas generaciones

para que otra Historia y otra Humanidad sean posibles?

 La maravillosa y extraordinaria historia reflexiva de la evolución natural del mundo pone de relieve que los humanos del siglo actual heredamos de nuestros antecesores históricos, y más inmediatamente durante los últimos dos siglos, conocimientos científicos y poderes tecnológicos, suficientemente, avanzados para que la respuesta a esta cuestión pueda ser afirmativa, sostenida y estable, aunque siempre temporal e inestable, respetando y acatando las fuerzas y leyes que rigen en la naturaleza. El dilema es que como ciudadanos de a pie y comunidad humana específica no hemos evolucionado, en el mismo período de tiempo, a un ritmo equivalente y en paralelo a los progresos teóricos del conocimiento científico para cambiar la concepción del mundo y dar respuestas de excelencia cultural a la altura y con la urgencia que las circunstancias reclaman. En consecuencia, como no despertemos del letargo socio cultural en que estamos sumidos y demos respuestas adecuadas valientes y responsables, la permanencia temporal del fenómeno humano en la Tierra  será más breve de lo esperado por las fuerzas fundamentales y leyes naturales. Y, sobre todo,  mucho más penosos y traumáticos los acontecimientos.

Es necesario fomentar y crecer en cualidades de excelencia, como personas y colectivo social, en: valores naturales y humanos, actitudes éticas y morales, conductas sociales de empatía y colaboración, culturales de excelencia científico sistémica, integradora e inclusiva, entre competitivas y solidarias, para salir airosos y favorecidos de la delicada inflexión evolutiva por la que atravesamos. Se impone, por necesidad de supervivencia individual y de permanencia sostenible específica, acertar en el diagnóstico y en las soluciones de un cambio urgente hacia otras maneras de entender, desarrollar y gestionar el premio de la vida. Es inaplazable un cambio de rumbo radical y a fondo en la calidad de las personas y, consiguientemente, en la excelencia como comunidad integrada de animales humanos, pensantes y docentes que somos. Cambios que no se improvisan y que, en la presente encrucijada histórica, hay más sombras para el pesimismo que luces para la esperanza de salir adelante en paz y dignamente.

Sin embargo, no debería ser tan difícil afrontar este desafío si la educación y la formación cultural fueran hitos prioritarios para la sociedad en los ámbitos familiares, sociales e institucionales de los poderes políticos y culturales, religiosos y socioeconómicos de los pueblos de la Tierra. Bastaría con unir esfuerzos e invertir con generosidad prioritaria y preferencial en la educación cívica de la infancia y adolescencia; después, en la información y formación cultural del pensamiento humano sistémico u holístico de los jóvenes y mayores. Caso de no avanzar hacia un modelo de vida equilibrado y justo entre el binomio antagonista equilibrado entre primates tribales {y/o} humanos cultos, serán las características más primitivas biogenético-animales históricas las que se impondrán por las bravas sobre las humanas-socioculturales con las consiguientes migraciones, hambrunas, epidemias y guerras, cada vez más inhumanas, salvajes y generalizadas… De modo que la venganza de la diosa Gaia, en expresión de James Lovelock,  será implacable con la actuación de las fuerzas y leyes naturales en un cambio climático brutal con las consiguientes catástrofes naturales inapelables y regeneradoras… y otras plagas vengadoras al estilo de las deidades antiguas.

Deberíamos aprender de los errores crónicos del pasado pues, en caso contrario, corremos el grave riesgo de seguir insistiendo en las guerras a muerte, como medida histórica fácil y  brutal para eliminar al diferente, incluso enemigo a eliminar… A propósito, inventadas por nuestros antepasados históricos civilizados,  con las nefastas consecuencias que conocemos. En el contexto actual, el resultado sería irreversible. Pues,  los inmaduros primates sapiens somos muy capaces de utilizar los poderosos conocimientos científicos, tecnológicos y psicológicos alcanzados contra nuestro propio linaje y contra nuestra casa en el universo. En definitiva, la única opción que nos queda para no ser víctimas de nuestro propio desarrollismo bélico y economicista del usar y tirar, es invertir los poderosos medios de que disponemos en calidad  educación educativa y cultural ciudadana comprensiva, equitativa e integradora, en vez de hacerlo en industrias armamentísticas de destrucción masivas… y manteniendo a la mayoría social en la ignorancia fácil de manipular.

La concepción del mundo bajo el pensamiento científico sistémico: físico cuántico y geoquímico molecular; biogenético unicelular y pluricelular vegetal y animal; biológico animal y humano sociocultural; permite sugerir algunas reflexiones a modo de mensajes esperanzadores para que la cultura del pacto equitativo y estable entre  la paz humana {y/o} la guerra bestial posibilite otro mundo más justo, pacífico y digno. Al tiempo que la reinvención de una sociedad humana más tolerante, equilibrada y respetuosa sea una realidad:

 Reflexión 1.- La historia de la evolución natural cósmica y terrestre, biológica animal y humana sociocultural, que hoy conocemos por la ciencia, certifica la manera de actuar el proceso evolutivo por Selección natural en cualesquier de los sistemas en la Naturaleza: físico-cósmicos, químico-biológicos y socio-culturales humanos. A saber: conseguir el equilibrio estable de extremos inestables de la competitividad individualista {y/o} la cooperación solidaria entre los agentes individuales de los sistemas antrópicos emergentes sean posibles, integradores y perdurables en el tiempo de manera sostenida y sostenible.

  • Por consiguiente:

El sistema educativo de un país con visión de futuro debe informar y formar ciudadanos con un perfil característico en aptitudes y valores, entre animales {y/o} humanos, que respondan a conductas serenas y equilibradas, entre la competitividad estimulante individual {y/o} la colaboración respetuosa y solidaria social como la mejor respuesta exitosa de futuro frente a las exigencias de la selección natural en cualquiera de los ámbitos sociales y familiares; políticos y religiosos; nacionalistas y lingüísticos; industriales y económicos… Y por tanto, que armonice de manera integradora y equitativa el componente biológico-animal {y/o} humano socio-cultural, pues de ambos conjuntos de caracteres estamos dotados y del equilibrio armonioso entre ambos perfiles debe surgir la excelencia selectiva a nivel: personal, institucional y poblacional comunitario  en el actual proceso de globalización.

Reflexión 2.-La filogenia evolutiva del animal humano arranca en sus orígenes mamíferos, más próximos, con los simios o monos arborícolas que aparecieron, progresivamente, hace unos millones de años en el continente africano, donde convivieron con los primeros seres humanoides australopitecos. Los humanos sapiens ganaron la partida evolutiva a los australopitecos, que desaparecieron hace un escaso millón de años. Ahora bien, si nos remontamos al principio de la aparición del código genético molecular de la vida en la Tierra, resulta que la familia humana conecta con las bacterias de hace entre tres mil quinientos y cuatro mil millones de años. El genoma humano comparte genes comunes con las bacterias y el modelo estructural y de replicación de los genes bacterianos es idéntico al de todas las células vivas, las del cuerpo humano incluidas. Hay, pues, una conectividad arborescente e ininterrumpida desde las bacterias, raíces del árbol de la vida en la Tierra, hasta la aparición del ser humano. Más todavía, sin bacterias hubiera sido imposible conseguir la continuidad de la maravillosa evolución de la materia viva en la Biosfera terrestre.

  • En consecuencia:

Debemos ser conscientes del significado de los axiomas científicos de: la unidad originaria de la vida, la continuidad ininterrumpida de su evolución en complejidad reversible creciente o decreciente y la coexistencia inclusiva fortuita y necesaria entre formas o especies de vida diferentes, desde las más simples y primitivas, como los microbios bacterianos, hasta las más complejas y recientes, como los animales humanos. Necesitamos adquirir características personales y sociales, colectivas y culturales, así como aptitudes y valores humanos de respeto, humildad, tolerancia y de equivalente igualdad con nuestros prójimos o semejantes. Al tiempo que debemos fomentar actitudes y conductas competitivas autónomas y de cooperación colectiva solidaria con nuestros prójimos humanos más cercanos y necesitados; al tiempo que respetuosos con pueblos y culturas que conviven con nosotros en la Tierra para que la historia de la evolución humana no termine mucho antes de lo previsto por las fuerzas y leyes de la naturaleza.

Reflexión 3.- Sabemos que el género humano surgió por la evolución sostenida y estable entre  biológico-animal {y/o} socio-cultural de nuestros antepasados inmediatos australopitecos. Durante unos millones de años variadas especies de Australopithecus  y subespecies de Homo sapiens convivieron en la Tierra… Hoy, sólo queda una variedad de la especie biológica humana: Homo sapiens v. sapiens. La subespecie sapiens prehistórica e histórica ha permanecido y ha relevado  al resto de variedades y hoy habita el planeta sobrepasando los siete mil millones de habitantes con el riesgo de convertirse en plaga que ponga en peligro la sostenibilidad del planeta.

  • Consiguientemente:

Debemos ser conscientes de quiénes somos, de dónde venimos y qué nos hace seres humanos para aprender con responsabilidad humilde las lecciones de la historia de la evolución natural y proceder con actitudes y conductas en nuestra forma de vivir que nos permitan prever y afrontar con garantías de futuro la permanencia y continuidad de la evolución sistémica planetaria, biológica y humana en el futuro. Es prioritario y urgente que la única especie humana superviviente en la Tierra promueva la regulación del mejor equilibrio posible, siempre con sus imperfecciones y riesgos, entre la cantidad  numérica de individuos {y/o} la calidad  sociocultural de su población en el planeta para no convertirse en plaga que ponga en peligro el ecosistema global de la Biosfera terrestre y la propia continuidad específica.

 Reflexión 4.- En la actualidad, aquí y ahora, pertenecer al considerado primer mundo da una garantía para gozar de cierta libertad social y cultural, relativamente satisfactorias… El grado de bienestar económico y social envidiables conseguidos hace que hasta podamos jugar con los genes, manipular los alimentos, engendrar bebés probeta… comunicarnos a la velocidad de la luz.  Pero, si nos ha tocado un país del llamado tercer mundo, ser persona libre es una ironía y el bienestar social una utopía provocadora. Con demasiada frecuencia amplificada y manipulada esta bipolarización social por oligarquías socioeconómicas privilegiadas, endiosadas y amorales. De modo que hasta podemos acabar subiendo a una patera, o bien escalando alambradas, para terminar removiendo las basuras para poder regular la homeostasis biológica de supervivencia.

Resulta obvio que hemos llegado al límite de una sociedad bipolar injusta e indigna a todas las luces, insostenible… Sobre todo, desde que nos hemos ido adueñando de este planeta maravilloso con un crecimiento industrial desarrollista, dando tumbos por la vía extremista del capitalismo consumista alienante, o bien, del comunismo subyugante populista de los últimos cien años. Más recientemente, con la puntilla del acelerón tecnológico economicista y deshumanizado de las últimas décadas tanto del capitalismo occidental desmadrado como del comunismo oriental monolítico e igualmente elitista… y de un yihadismo islamista enzarzado en luchas fratricidas de facciones religiosas y que aprovechan las oligarquías petrolíferas y multinacionales armamentísticas para dar salida a sus arsenales mortíferos y bloquear de paso la evolución histórica de sus pueblos.

  • Es evidente que:

Pisamos sobre un polvorín que, en cualquier momento, puede saltar por los aires si no corregimos con dignidad y justicia las desigualdades brutales e insultantes de una sociedad bipolar, en la que unos poquitos ensoberbecidos lo tienen todo y la inmensa mayoría humillados carecen de los bienes básicos que les permitan una supervivencia digna. Alternativa bipolar para la que no hay futuro en paz, pues es un modelo de sociedad donde las lacras sociales de la miseria y el hambre, se unen  la incultura y la ignorancia, caldo de cultivo de una manipulación fácil para desencadenar guerras cada vez más salvajes, autodestructivas y las consiguientes migraciones imprevisibles… y vergonzosas. La solución clave pasa por elevar la educación y cultura de los pueblos, pues si no cambiamos la concepción del mundo, tampoco cambiarán las conductas personales ni sociales.

 Reflexión 5 .- El mensaje, a modo de conclusión, de esta maravillosa historia, pero muy dura e injusta de la evolución natural, queda diáfano desde la óptica del pensamiento humano sistémico: La solución de futuro es sencilla, también muy compleja a la vez, para nada fácil de conseguir… Todo pasa por un pacto educativo y sociocultural, político y socioeconómico que dé prioridad, como la mejor inversión de futuro, a la educación y cultura de los niños, adolescentes y jóvenes en el que se impliquen desde las familias, las instituciones sociopolíticas, los lobbies socioeconómicos… y los poderosos medios de información multimedia.

Nadie como Lynn Margulis, recientemente fallecida sentada frente a su microscopio, y su hijo Dorian Sagan, mentores y exploradores de la hipótesis sobre la endosimbiosis bacteriana, para concluir esta breve narración histórica sobre el origen y la evolución del Universo, la Vida y la Humanidad en un momento de crisis sistémica en la que hace falta un cambio profundo en la manera de entender y de vivir la vida para encontrarle sentido. Así se expresan estos dos magníficos comunicadores de la ciencia sobre las lecciones que nos da la naturaleza viva en ¿Qué es la vida? -Tusquets editores, 2001:

“A menudo nos olvidamos de hasta qué punto la vida en la Tierra es interdependiente. Sin la vida microbiana nos hundiríamos en las heces y nos ahogaríamos en el dióxido de carbono que exhalamos. Es imposible juzgar la historia de la evolución de manera equilibrada si sólo la concebimos como una fase preparatoria para la vida más compleja de los seres humanos. La mayor parte de la historia de la vida ha sido microbiana. La naturaleza antigua, vasta y fundamental de nuestra interdependencia con otras formas de vida debería dotarnos de cierta humildad y sentar las bases para que podamos afrontar el futuro sin falsas ilusiones. A pesar de nuestras quejas continuas, somos tanto explotadores como víctimas, y somos consumidos igual que nosotros consumimos a otros seres. La moraleja de la historia de la evolución natural es que sólo a través de la conservación de las especies, de la interacción o la creación de redes, y no a través de la subyugación [humillante], podremos evitar un fin prematuro de nuestra especie.”

 

 

Publicado el

EDUCACIÓN, CULTURA Y EVOLUCIÓN

ENSEÑANZA ENCICLOPÉDICA DOMESTICADA

{y/o}

EDUCACIÓN CRÍTICA ABIERTA

La evolución biológica darwinista ha sido confirmada y superada por los avances científicos durante los dos últimos siglos. En la actualidad, se halla integrada en la teoría científica de la Complejidad sistémica natural, tanto del macro como del micro y del nanomundo, que en su conjunto forman la Naturaleza terrestre y cósmica. Hasta tal punto han progresado la información y el pensamiento científico en la concepción holística o integradora del mundo universal que los científicos tienen argumentos teóricos y pruebas empíricas para dar explicaciones armoniosas y congruentes del mundo y de la vida sin necesidad de recurrir a fuerzas misteriosas o extranaturales.

De acuerdo con la nueva y actual concepción científica del mundo el sistema educativo social y cultural de la ciudadanía debería mantenerse en equilibrio estable y sostenible entre los extremos inestables e insostenibles de una enseñanza enciclopédica domesticada e inconsciente {y/o} una educación crítica abierta y consciente. La calidad y la equidad en la educación cívica social y en la formación cultural de los futuros ciudadanos, entre espectadores pasivos {y/o} actores comprometidos, tienen un protagonismo muy significativo y determinante para un futuro estable y sostenible de la humanidad y del planeta en su evolución natural entre la variedad casual aleatoria {y/o} la selección natural necesaria y eficaz de los sistemas que conforman la naturaleza terrestre planetaria.

Por consiguiente, podemos y deberíamos superar los atrincheramientos planteados, históricamente, duales o bipolares antagónicos propios de la ignorancia masiva y de los fanatismos ancestrales. Ambos aspectos socioculturales fomentados por los intereses socioeconómicos y las creencias culturales de las clases elitistas, antiguas y actuales, a la hora de buscar soluciones extremistas entre dilemas bipolares y excluyentes, al estilo del blanco [o] negro,ya superado en lo que respecta al espectro cromático cuántico de la luz-, pero no en el sentido cultural analógico; de las izquierdas [o] derechas en la jerga intelectual socioeconómica y política; de la división en buenos [o] malos según los credos religiosos, los nacionalismos tribales y excluyentes … y de la guerra [o] la paz para solucionar los problemas de convivencia comunitaria.

En la era histórica del momento presente las soluciones alternativas de este pensamiento bipolar antagonista y dogmático, referente a los problemas personales y sociales de la humanidad, han quedado arcaicas y obsoletas con respecto a la visión que la Ciencia contemporánea tiene del mundo.  Así por ejemplo, la guerra es la solución más sencilla e inestable, pero la peor de todas las soluciones posibles… Por el contrario, la paz es la solución más compleja y estable, pero implica que nunca todos están de acuerdo en todo… Y por tanto hay que dialogar, negociar y consensuar soluciones equidistantes en lo que es fundamental y mejor para la mayoría social. Es el “wind-wind”, o la mejor solución para todos, en expresión cultural anglosajona.

Precisamente, esta es la línea de actuación de la Naturaleza en la evolución de los sistemas que la componen mediante el proceso o ley de la Selección natural, ya que ejerce de agente negociador necesario y neutral favoreciendo las soluciones más estables y sostenibles, o sea a la mejor adaptadas a las circunstancias reales, entre las propuestas u opciones que aspiran a ser elegidas. Es la forma natural o democrática que la Naturaleza emplea para evolucionar por selección natural, obligando al diálogo y a la negociación de las partes interesadas en competir para salir adelante,  poco a poco y siempre bajo la vigilancia de las fuerzas fundamentales y leyes universales. Por tanto, negociar y llegar a pactos no es sinónimo de traición sino más bien todo lo contrario… Esta concepción del mundo y de la vida es una conquista del pensamiento científico realista y sistémico holístico actual, al progresar en el conocimiento reflexivo y crítico de la Historia de la evolución natural del mundo universal.

Consiguientemente,  como  humanos sabios y únicos seres docentes debemos ser capaces de enseñar, aprender y transmitir información y conocimientos formativos, actitudes morales, valores éticos y comportamientos sociales, culturales y emocionales de excelencia sistémica inclusiva, equilibrada y respetuosa a la presente y sucesivas generaciones. Es decir, el cuerpo social ciudadano debe ser dotado de una educación cívica abierta a la realidad y de una formación cultural basada en el pensamiento científico, crítico y abierto. De manera que sea capaz de generar anticuerpos que curen enfermedades sociales del macro-organismo humano como: la corrupción política y económica; la violencia racial y machista; los nacionalismos excluyentes e insolidarios; las religiones únicas e impositivas; la segregación social en clases enfrentadas y la manipulación informativa y cultural que genera marionetas gregarias y consumistas… del usar y tirar.

Es necesario, pues, que una mayoría social amplia sea consciente de que nos hallamos ante un cambio de era tan dramático, crítico y poco halagüeño, como nunca en la historia de la Humanidad, porque por primera vez, que sepamos, tenemos el poder tanto para reinventarnos como para autodestruirnos…  Pero no debemos perder del todo la esperanza de salir adelante, por las buenas y con posibilidades de un futuro en paz, justicia y dignidad. Puesto que el conocimiento científico y los medios económicos, técnicos e informativos, alcanzados por las privilegiadas generaciones de este extraño comienzo de siglo, nos permiten “reinventar una concepción del mundo que no sea sólo la traducción moderna de nuestros prejuicios ancestrales y nos permita conjurar el retroceso que se anuncia … Todos cuantos vivimos en este extraño comienzo de siglo tenemos el deber -y, más que todas las generaciones anteriores, los medios- de contribuir a esa empresa de salvamento; con sensatez, con lucidez, pero también con pasión e incluso, con ira. Sí, con la ardiente ira de los justos.” ( Amín Maalouf,  “El desajuste del mundo”, en Alianza editorial, 2009)

Publicado el

COMIENZO DEL UNIVERSO

 ¿Qué había antes y qué hay después del big bang en el Universo  por el que paseamos?…

 

Nuestro ordenador cerebral de mamíferos humanos tiene disco duro más que suficiente para procesar información y acumular memoria de las historias, de las que somos protagonistas con un principio seguido de una serie de acontecimientos que acaban siempre con un final. De modo que las percepciones registradas por nuestro privilegiado cerebro nos permiten diferenciar un antes y un después de los sucesos del entorno temporal en el que nos desenvolvemos. Es decir, que somos conscientes de nuestro Yo mismo individual e irrepetible capaz de elaborar, subjetivamente, el mapa espacio-temporal de nuestra historia existencial en el mundo y de las circunstancias que vivimos.

Los descubrimientos más recientes de la neurociencia permiten localizar las áreas cerebrales donde la mente humana ejerce la facultad de almacenar información y procesar datos de manera consciente para poder relatar la autobiografía personal y la historia específica de los sistemas naturales del pasado, del presente e incluso de hacer proyectos de futuro… Sin embargo, el Yo consciente de cada ser humano es subjetivo, parcial y limitado. Cada cerebro construye el mapa local y temporal de su historia personal conectada con otras historias individuales en circunstancias y momentos ambientales puntuales. Es pues necesario fomentar la prudencia reflexiva, al tiempo que inquietudes abiertas a la duda para no caer en interpretaciones subjetivas y repuestas fáciles y cómodas  de los acontecimientos que observamos en la naturaleza.

Hemos comenzado la historia sobre la evolución del mundo universal con el origen de los orígenes o principio de los principios del tiempo y el espacio, de la materia y la energía, de las fuerzas y leyes naturales consiguientes que gestionan el funcionamiento de los acontecimientos que suceden en el universo… Aceptamos el reto que supone iniciar este ensayo, que pretende ser asequible y de aproximación comprensiva, histórica y científica, al hecho de la evolución natural del mundo que ha sido, y es todavía en muchos aspectos, un órdago a solventar por la fuerzas que sustentan la fuerza de la inteligencia del ser humano.

Sin embargo, son hechos que han sido cuestionados por nuestros antepasados y, desde luego, planteados por la curiosidad imaginativa infantil, por la observación reflexiva adolescente, responsable juvenil y serena del ser humano adulto de todos los tiempos. Es cierto que el saber científico contemporáneo no tiene todas las respuestas pero sí que ha avanzado bastante y tiene mucho que decir y explicar, al tiempo que dar soluciones prácticas reales, como nunca en otras épocas históricas anteriores. Por supuesto que la ciencia contemporánea no tiene todas las soluciones, pero sí la actitud constante de esfuerzo persistente por intentar conseguir interpretaciones reflexivas y objetivas, creíbles y contrastables de los acontecimientos que ocurren en el mundo natural.

Respecto a la primera parte de la cuestión planteada en la pregunta formulada, por ejemplo, la ciencia no sabe si lo que pasa aquí y ahora, en nuestro mundo y en el tiempo que nos toca vivir, tiene algo que ver, o bien si es transferible, a lo que había antes del comienzo del universo conocido: “¿Algo o nada?… ¿Por qué algo en lugar de nada?… O bien, ¿nada en lugar de algo?”… como se preguntaba una y otra vez el matemático y filósofo teórico G. W. von Leibniz. Los grandes pensadores de las diferentes civilizaciones antiguas han dado, mayoritariamente, respuestas transcendentes o metafísicas con planteamientos imaginativos y creativos, pero a un nivel intuitivo de tipo poético literario o religioso creacionista unas veces, o bien metafísicos perennes y filosóficos finalistas otras… Ahora bien, desde la perspectiva científica experimental no se pueden avanzar inferencias a planteamientos filosóficos que trascienden la realidad, como los que se hacía Leibniz. Pues no admiten pasar por las pruebas observacionales y mucho menos, dar soluciones reales a planteamientos abstractos que no permiten obtener datos contrastables que verifiquen o no los hechos observados intuitivamente, como exige el método de esfuerzo mental científico. Es verdad que la ciencia parte de inferencias hipotéticas, pero avanza con la observación crítica y el análisis de la duda razonada, para culminar con la experimentación revisable y revocable de los hechos sometidos a examen.

Por tanto, la actitud científica con respecto a la primera parte de la pregunta propuesta a reflexión es de abstención esperanzada en poder obtener información y conocimiento algún día sobre aquello que hoy es enigmático, todavía sin explicaciones comprobatorias que ofrecer, pero sin renunciar a tenerlas en el futuro… Los científicos no pueden emitir hipótesis, y menos aventurar explicaciones sobre hechos o fenómenos que no permiten la contrastación empírica. De modo que asumen su ignorancia y las limitaciones del método de búsqueda experimental con discreción, respetando cualquier otra opinión razonable y honesta, siempre que no vaya acompañada de intimidación coercitiva de obligado acatamiento, o bien engañosa e interesada para el resto de la ciudadanía. Por tanto, a la primera parte de la cuestión planteada en este apartado la ciencia nada tiene que decir ni explicar al día de hoy. El talante científico es de humilde abstención, o bien de actitud agnóstica en el sentido de neutral, pues nada sabe al respecto de lo que había antes del big bang, pero no renuncia al esfuerzo de adentrarse en el misterioso comienzo y en la evolución progresiva del universo que hoy conocemos.

No debe extrañarnos que astrofísicos y cosmólogos se abstengan de opinar sobre lo que había antes del horizonte paradigmático del big bang o del comienzo del universo. Con esta expresión analógica y pedagógica los expertos tratan de interpretar de manera metafórica, pero inteligible popularmente, el posible arranque del universo de acuerdo con la información y los datos científicos privilegiados que obtienen en laboratorios experimentales de Física cuántica nuclear y en las estaciones de observación telescópica y radiológica espaciales… De esta manera logran caracterizar el posible horizonte referencial de los primeros microsegundos del comienzo del universo que conocemos. La actitud del científico es de avance sin prisas, pero sin pausas, con la magia poderosa del pensamiento abierto al cambio de opinión, pero siempre sometido a la esclavitud de las pruebas que van apareciendo. También, en estado de alerta y duda permanentes, pero con la actitud discreta y humilde de búsqueda esforzada… Nunca con la soberbia de desvelar todas las incógnitas de la naturaleza y convertirlas en una doctrina de verdades absolutas o dogmas cerrados de obligado acatamiento para todos. ¡Tal es la grandeza y la pequeñez de la ciencia y la humildad de sus profesionales!

Sin embargo, respecto a la segunda parte de la primera cuestión del apartado, los astrónomos y astrofísicos sí tienen respuestas certeras que dar, y que hace unas décadas no tenían, referentes a lo que hay tras el big bang de acuerdo con los avances de la Física cuántica en el conocimiento de las partículas nucleares y atómicas elementales, también de las fuerzas y leyes naturales descubiertas que rigen en los sistemas naturales. Precisamente, tienen explicaciones abiertas a discusión y enriquecimiento, a partir del conocimiento científico más reciente que narramos en esta primera etapa del comienzo y organización evolutiva consiguiente del universo.

 

Publicado el

PAUTAS EDUCATIVAS Y FORMATIVAS

Expertos docentes reivindican la importancia de estimular y adquirir destrezas, habilidades, valores, aptitudes, y actitudes desde las diferentes etapas educativas de maduración mental.

Seguir unas pautas educativas y formativas para que las nuevas generaciones ciudadanas salgan motivadas y crecidas en la autoestima y en la asertividad como estudiantes y lleguen a ser profesionales formados que se sientan realizados, competentes y felices en ejercer la profesión elegida. Algunos pedagogos y psicólogos añaden que deben ser no sólo pautas mecánicas impuestas, sino aceptadas y conscientes,  asumidas  y  emotivas en la práctica personal, del día a día, en las diferentes etapas educativas y formativas hasta la madurez adulta profesional. Por ejemplo:

• La observación curiosa del mundo real de la naturaleza debe ir a más desde edades muy tempranas, en cuanto que sirve tanto para comprender, aprender y alcanzar metas desde la infancia, adolescencia y juventud hasta la adultez profesional.
• La imaginación y la creatividad son habilidades básicas a la hora de resolver problemas prácticos que suponen actitudes de resiliencia y de adaptación a situaciones de competencias sociales y emocionales en ambientes familiares, social comunitarios o profesionales laborables cambiantes.
• La visión global del mundo más allá del entorno local, debe superar la idea tradicional educativa territorial que no tiene en cuenta la conciencia globalizada e integrada con la naturaleza.

• La sensibilidad medioambiental, en la situación actual de emergencia ecológica, debe ser estimulada en la ciudadanía desde el respeto ético personal y la excelencia cultural de la ciencia contemporánea en los  estamentos educativos diferentes.
• Las habilidades en la lectura comprensión lectora y en la expresión oral y escrita en la/las lengua/as vernácula/as deben ser objetivos prioritarios en los cursos de Primaria -de los 6 a 11 años- como vehículo fluido para no tener problemas de rendimiento en las siguientes etapas educativas.
• El gusto recreativo y formativo de la lectura facilita el estudio y es fuente de información, cultural y conocimientos muy variados y enriquecedores del perfil mental de personas abiertas, cívicas y cultas.

• La capacidad de procesar críticamente la información y el aprender a aprender con autonomía, conectando el conocimiento nuevo con el ya aprendido como consecuencia de la calidad comprensiva lectora y de la expresión oral y escrita fluidas y coherentes.
• El trabajo y la colaboración en proyectos sociales o de investigación en grupo es fundamental, desde las etapas infantil, adolescente y juvenil de estudiantes… Hasta los adultos profesionales con personas de diversas culturas, religiones y estilos de vida.
• La valoración del esfuerzo en un trabajo/estudio bien hecho y disfrutado por encima de los resultados o notas obenidas y elegir la profesión que más se ajusta a los talentos personales por encima de otras razones… que esté mejor pagada, o bien sea más fácil… y/o venga facilitada por herencia familiar.

• El orden y la disciplina no como fin en sí mismos sino como actitudes rentables en el aprovechamiento del tiempo, en los resultados académicos y en la autonomía para aprender sin la dependencia de ayudas extras.
• El método de esfuerzo mental debe ser reflexivo, crítico, eficiente y gratificante, que contemple las fases de comprensión abstracta o de análisis, comprensión integrada o de síntesis, junto a la realización de esquemas o chuletas y la redacción explicativa, oral y/o escrita.
• La auto valoración personal con seguimientos periódicos y auto exigentes: diarios, semanales y trimestrales para conocerse, motivarse y mantenerse en actitud de superación enriquecedora continuada y permanente.

Publicado el

ESTUDIAR CON ARTE Y APRENDER COMO DEPORTE

El curso teórico y el taller práctico Psicomind sobre pautas, actitudes y hábitos; habilidades, valores y técnicas sobre metodología de estudio pretende, como gran objetivo de fondo, ayudar a conseguir estudiar con arte y aprender como deporte. Por estudiar con arte entiendo hacer el esfuerzo que precisa el estudio con motivación reflexiva, calidad de realización y complacencia emocional. Y por estudiar como deporte realizar el trabajo mental del estudio con ritmo planificado, concentración motivada, alta exigencia personal y tácticas eficaces con talante deportivo de superación permanente.

Si te animas a realizar este curso teórico {y/o} taller práctico alcanzarás, poco a poco, los objetivos que te va marcando, sesión a sesión, lograrás un estilo de estudio inteligente, reflexivo y rentable en relación al tiempo que inviertas en tu formación cultural ahora y profesional después. El principio pedagógico, la actitud emocional y el método de trabajo reflexivo y crítico que pretende estimularte fluyen de la sabiduría humana del proverbio oriental: Si a la orilla del mar encuentras a una persona hambrienta, no le regales un pez que le alimentará una sola vez. ¡Enséñale a cómo aprender a pescar que le alimentará durante toda la vida.    

El profesor Randy Pausch en La última lección -editorial Grijalbo, 2008- sintoniza con la filosofía popular o del sentido común, cuando expone su experiencia educativa paterna en la última lección magistral de su vida, aquejado de una enfermedad terminal: <<La tarea de los padres consiste en animar a los hijos a que cultiven la alegría de vivir y las ganas de perseguir sus propios sueños. Lo mejor que podemos hacer es ayudarlos a desarrollar las herramientas necesarias para conseguirlo. Por tanto, tengo un sueño muy definido para mis hijos: quiero que encuentren su camino hacia su realización personal>>.

Precisamente, de acuerdo con el sueño de Randy Pausch para sus hijos, la realización y puesta en práctica de las estrategias y en utilizar las herramientas de esfuerzo mental pautadas en el Autotaller Psicomind te facilitará el descubrimiento de un estilo personal de estudio y aprendizaje activo y reflexivo, conscientemente disfrutado. En definitiva, optimizarás los aspectos fuertes de tu personalidad y corregirás los débiles con un método disciplinado de aprendizaje que has de hacértelo tuyo, sesión a sesión, ponerlo en práctica con valentía y autoexigencia personal con mayor incluso exigencia que el ambiente familiar y el centro educativo y formativo.

Pretende, en definitiva, que descubras el secreto de estudiar con un estilo propio, espíritu de superación permanente y deportiva, de tal modo que te produzca satisfacción el esfuerzo mental de un trabajo bien hecho y, consiguientemente, llegues a entusiasmarte con un estudio de calidad excelente y alta exigencia personal. Las notas llegarán de manera natural, sin ansiedad ente los exámenes ni miedos al suspenso. A medida que avances en el gusto por el estudio y consigas objetivos de sabia serenidad, ahora como adolescente y joven estudiante y siempre como adulto profesional.

Por ejemplo, en tu escala de valores pondrás el aprender disfrutando muy por encima de los resultados o notas que obtengas en las pruebas o exámenes. Poco a poco, con menos horas dedicadas al estudio conseguirás mejores resultados. Descubrirás también que, cuando la calidad del estudio es la mejor que puedes dar, sincera y generosamente, la satisfacción interior del trabajo bien hecho como el primero y mejor premio. Las notas verás que mejoran y llegan a ser excelentes, sin nervios ni ansiedades de última hora por falta de tiempo, o de improvisación.

Con un estilo de estudio autónomo irás tomando conciencia de tus posibilidades, sesión tras sesión, y afirmándote en una actitud llena de confianza auto suficiente sana, abierta y empática con tu entorno familiar y social de compañerismo escolar. Por supuesto, que esta línea de estudio autónoma y cooperativa potencia los talentos genéticos y los dones culturales y empáticos aprendidos mucho más que fomentar las dependencias innecesarias, cómodas y engañosas del tipo clases particulares, o bien de rebajas en la exigencia personal y ambiental familiar o del centro académico.

En opinión de los expertos docentes, maestros y pedagogos, se trata de una trampa en la que caen muchos padres, maestros educadores, profesores formadores… Con la mejor intención, aconsejan fácilmente la ayuda de academias de repaso, o clases particulares, que acaban siendo muletas de invalidez en el propio esfuerzo mental y que, en la mayoría de los casos, fomentan la adicción a la indolencia comodona o ley del menor esfuerzo con las consiguientes frustraciones, inseguridades… y hasta complejos de incapacidad, que se hacen crónicas. Por el contrario, con la filosofía del esfuerzo mental Psicomind del estudio bien hecho y disfrutado se potencian las más sólidas motivaciones innatas que, todos tenemos para ser felices en esta vida: pasarlo bien, sentirnos vinculados y útiles en un entorno social honesto y ser conscientes de los progresos conseguidos en los objetivos que nos marcamos.

Publicado el

HOMO SAPIENS, VERSUS HOMO DOCENS

Los seres humanos somos caracterizados y catalogados por la Zoología evolutiva como la única especie animal que piensa sabiamente, pero la Filosofía añade que somos también los únicos animales capaces de enseñar a lo que no saben.  Coherentemente, los sociólogos concluyen que hasta somos competentes de aprender unos de otros por ósmosis social y los psicólogos afirman que cada cual aprende a aprender por sí mismo, con autonomía. Características mentales, evolutivamente tan potentes, son ciertas y exclusivas del fenómeno humano. Hasta el punto que somos los únicos animales sociales con capacidad de actuar como docentes educadores de la propia descendencia, generación tras generación creando información y cultura, en definitiva transmitir civismo, educación, conocimiento y sabiduría a las sucesivas generaciones. Por desgracia, también, en algunos casos puede ser todo lo contrario… el antídoto de la formación del pensamiento crítico es fundamental para elegir en un sentido u otro.

Los padres como educadores docentes natos e instintivos de sus retoños, no tienen por qué ser docentes expertos en enseñar, pero sí son educadores naturales en hacer que sus vástagos aprendan, poco a poco, y bien hermanados y asesorados por educadores docentes expertos en enseñar a que hijos y sus alumnos aprendan a aprender en cada una de las etapas del Sistema Educativo formal: maternal o Infantil desde los 9 meses de gestación hasta los 6 años, Primaria de 7 a 12 años, Secundaria obligatoria de 13 a 16 años, Bachillerato y/o Formación Profesional de 17-18 años… y que pueden acabar perfilando su futura dedicación al trabajo profesional de ciudadanos adultos.

La neurociencia contemporánea considera la etapa materna e Infantil como la más delicada y determinista porque es la etapa cuando el genoma se traduce en el desarrollo fisiológico del cerebro funcional con el mayor incremento de neuronas y de conexiones entre las dendritas del cuerpo neuronal de las mismas. Pero reconoce que las cuatro etapas se solapan e interactúan en la evolución del ciclo de la evolución de cada persona, desde la infancia hasta juventud adulta, con las correspondientes metas a conseguir en el proceso evolutivo en cada una de ellas. Cualquier problemática mal resuelta en alguna de las etapas a la que corresponde solucionar se amplifica y complica hasta hacerse irreversible y cada vez más difícil hallar soluciones en etapas posteriores.

Las grandes metas en educación cívica y formación cultural de cada persona forman un todo integrado que se continúan y entremezclan sin interrupción y de manera ascendente en calidad y en complejidad. Ahora bien, atendiendo a los ritmos o peculiaridades de la evolución personal en el tiempo de cada alumno, los padres y el equipo de educador docente pueden intervenir para aconsejar lo más conveniente en cada caso…  Por ejemplo, un momento delicado es el paso a los 12 años del último ciclo de Primaria a la ESO, porque todavía los alumnos son muy infantiles, pero están a punto de entrar en la adolescencia.  Y es el momento de resolver algunas problemáticas no resueltas, por ejemplo repitiendo algún curso. Ya que, en el caso de pasar forzados a la etapa Secundaria, se acumulan y deterioran tanto que las posibles soluciones se hacen más difíciles y aumentan los frentes a superar que suelen generar actitudes de impotencia que acaban en fracasos o abandonos.

Otro problema complejo, éste de tipo académico, y que debe resolverse también antes de pasar de Primaria a la ESO es cuando la herramienta lectora es baja en rendimiento sea por la lentitud, o bien por la comprensión en la lectura. Los niños/as que pasan a Secundaria sin dominar bien la técnica de la compresión lectora, o bien no respetando los signos de puntuación y rechazando la lectura voluntaria, tienen muchas posibilidades de quedar marginados por problemas colaterales de timidez, miedo al fracaso, brotes de agresividad… e in-adaptación social. Todo lo cual es un lastre para iniciarse y conseguir las metas o hacer los deberes propios de la adolescencia en la etapa siguiente de la ESO, de los 13 a los 17 años. Edades de por sí más complejas y con objetivos educativos y formativos importantes y determinantes para conseguir confianza en sí mismos y afianzar la autonomía e independencia, en el sentido de responsabilidad adulta en alcanzar objetivos de vida propios de la edad, como escarcear el sexo llegando a armonizar la pasión hormonal adolescente con el amor mental más adulto para conseguir parejas estables, tener hijos… y en fin,  ganarse la vida.

Compartimos la opinión, con muchos expertos educadores docentes, expresada por el filósofo y profesor docente José A. Marina que, en algunas de sus publicaciones y tertulias públicas hace la denuncia: Si admitimos que los adolescentes y jóvenes no son responsables hasta los 25 años, es porque no se lo hemos exigido cuando tocaba. Y hasta admite  la corresponsabilidad familiar, social y de los profesionales y centros  docentes cuando a la pregunta: ¿Por qué a los 25 años muchos de nuestros jóvenes no son responsables?,  da la respuesta aproximada siguiente: Porque con el mejor deseo de ayudar a los adolescentes y jóvenes, hemos creado un paradigma social engañoso que en vez de ayudarlos les estamos haciendo polvo, puesto que no les permitimos evolucionar de manera natural en autonomía y exigencia responsables, de manera que pasan los años pero no llegan a dar la talla de personas adultas por un exceso de proteccionismo familiar, social y educativo.

Publicado el

EL ESTUDIO, ESFUERZO MENTAL CON TÉCNICAS APROPIADAS

Seguro que más de una vez os habéis preguntado: ¿De qué factores o variables depende que determinados alumnos aprueban todo en junio con buenas notas y otros suspenden o les quedan asignaturas pendientes?… ¿Cuáles son las exigencias personales necesarias para lograr el éxito más rotundo en los estudios?… Os lo diré sencilla y escuetamente: ¡Poder, querer y saber estudiar!

El poder estudiar, viene dado por un conjunto de cualidades y circunstancias en parte heredadas genéticamente, y en parte generadas por el ambiente familiar: Capacidad y facultades intelectuales -aptitudes, atención, concentración, inteligencia, memoria… Medios ambientales y materiales -entorno familiar y escolar, nivel cultural… Empleando un símil equivaldría al motor, más o menos potente de la máquina del estudio. Pienso que el poder estudiar es un aspecto importante pero que, logrados o superados los niveles de normalidad, no es ni mucho menos  el más determinante para triunfar en los estudios.

El querer estudiar, siguiendo la comparación anterior es como la gasolina del motor del estudio. ¿Para qué sirve un motor muy potente sin gasolina?…Para nada, permanece mudo y estático. Sin embargo, un motor normal con buena y abundante gasolina puede hacer maravillas. No lo olvides con esfuerzo, voluntad, constancia, interés y motivos para estudiar llegarás a conseguir todo lo que te propongas, aunque el motor de tu inteligencia sea corriente como el de la inmensa mayoría de los humanos. Tienen razón los dichos populares: “Hace más el que quiere que el que puedeQuerer es poder”.

Enseñarte a saber estudiar bien y con eficacia, es el gran objetivo que me he propuesto con este curso/taller sobre Técnicas de estudio Psicomind. Por tu propio interés, espero que te animes a hacerlo y lo aproveches llevándolo a la práctica diaria con esfuerzo y técnicas de calidad. Como un entrenador voy a ayudarte a conseguir un buen carné en el deporte del estudio -saber estudiar; que te permita sacar el mayor rendimiento al motor de tu inteligencia -poder estudiar; bien provisto con la gasolina  de tu voluntad e interés -querer estudiar. Estudios recientes demuestran una clara interacción entre las técnicas de estudio y el rendimiento académico, mayor incluso a la que existe entre la inteligencia y el rendimiento (PÉREZ AVELLANEDA M., 1989).

Poco a poco y sesión a sesión descubrirás con el entreno permanente que el saber estudiar potencia tanto el poder como el querer.

Publicado el

¡FORME UD. UN DELINCUENTE EN 10 PASOS!

El conocido y popular juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, conocido por sus sentencias educativas y orientadoras ha publicado un libro: Reflexiones de un juez de menores -Dauro- en el que inserta un “Decálogo para formar un delincuente”:

1.- No comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida, pues crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2.- No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir por su cuenta.

3.- Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

4.- No le regañe ni diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

5.- Recoja todo lo que él haya tirado: libros, zapatos ropa, juguetes… Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

6.- Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterizados, pero no de que su mente se llene de basura.

7.- Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

8.-Déle todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

9.- Satisfaga todos sus desos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

10.- Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Publicado el

LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA

¿Sabes leer?…”Naturalmente”, me dirás, “lo aprendí en la escuela y desde entonces he pasado años practicando”. Pero, ¿cómo dominas la “comprensión de un mensaje expresado en símbolos gráficos, o letras?”, como se suele definir la lectura, o habilidad mental del proceso lector. Y es que leer bien no es tan fácil como a primera vista parece porque requiere entreno y esfuerzo de superación permanente.

Si en tu profesión necesitas de las matemáticas, ¿te has conformado con los conocimientos adquiridos en la escuela en ese campo?… Si eres técnico, indudablemente habrás tenido que mejorar las habilidades en el uso del compás y del cartabón, que aprendiste en las clases de dibujo de la escuela. Y, ¿qué ha ocurrido con la capacidad, o mejor, con la destreza en la lectura?…Porque es necesaria en cualquier profesión, desde un camarero hasta un profesor. ¿Qué es lo que has hecho para mejorar la lectura desde tus diez o doce años?…¿Te has entrenado, la has mejorado, la has perfeccionado?…Porque es necesario para poner apunto esta herramienta muy poderosa de estudio y ser brillante en el trabajo intelectual.

Hay diferentes maneras de leer, que toda persona culta o que quiere estudiar debería conocer y dominar. Esta verdad no es algo nueva, el gran escritor y pensador alemán Goethe ya se quejaba en una carta a su amigo Eckermann: “La gente sencilla no sabe el tiempo y los esfuerzos que cuesta aprender a leer. Yo he necesitado para ello ochenta años y no estoy seguro de haberlo conseguido a la perfección.”

La importancia de la lectura se puede razonar desde varios puntos de vista. En primer lugar, la lectura y el estudio son dos operaciones de la mente humana que no se pueden separar para lograr aprender. En consecuencia, los actos mentales de leer y aprender se hallan profundamente relacionados, incluso en nuestra época que se han perfeccionado tanto los medios audiovisuales como la radio y la televisión, los libros siguen y seguirán siendo el medio más importante para transmitir la cultura y el saber. Es por la lectura que se hacen presentes las experiencias realizadas por hombres de todos los tiempos, nos instruyen y nos ayudan a ahorrar muchas experiencias propias. Sin escritura y sin lectura sería imposible todo posterior desarrollo cultural, científico y tecnológico. Miles de millones de ideas y experiencias esperan en las bibliotecas a que alguien las aprenda y las lleve a la práctica.

Por otra parte, el enorme ascenso del desarrollo del saber humano provoca una masa inmensa de escritos. Cada año aparecen, por ejemplo, sólo en España -sin contar las publicaciones en la América de habla española- más de 10.000 títulos de libros. Mucho más de la mitad de los cuales son libros especializados. Hay que añadir más de 5.000 revistas. Se calcula que cada año se publica el impresionante número de 100.000 artículos especializados.

Finalmente, aunque cada uno no haya de leerlo todo, cada lector tiene ya materia de sobra, mucho más de la que puede dominar con el nivel de lectura infantil de la Escuela Primaria. La lectura es necesaria par realizar cualquier profesión. Los sondeos de opinión demuestran que los empleados de grado medio, o diplomados, por ejemplo secretarias y maestros, han de pasarse leyendo una tercera parte de su tiempo de trabajo. Con frecuencia esa proporción crece a la mitad y aún más en los empleados de grado superior, como abogados, médicos o licenciados.

En conclusión, la lectura voluntaria y recreativa en tiempo de ocio es muy conveniente para hacer frente a los retos de la sociedad del siglo XXI. Sobre todo si se piensa seguir estudios brillantes y ser un profesional competente no basta una lectura mediocre e infantil. Conviene recordar que los libros son siempre maestros y amigos que enseñan muchas cosas a lo largo de la vida.

Publicado el

CONSEJOS DE PADRES A HIJOS

Como padres es fácil preguntarse cómo poder ayudar a nuestros hijos. La voluntad y las intenciones son claras, pero… cuáles serían las mejores pautas para ayudarlos a ser buenos estudiantes. Seguidamente os exponemos algunos buenos consejos para ayudar a vuestros hijos a ser, no sólo buenos estudiantes, también buenos profesionales del futuro.                                                           

1- Les facilitáis un espacio en casa donde puedan hacer las sesiones de estudio y trabajos personales de manera autónoma, cómoda y favorable a mantener su concentración.

2- Les aconsejáis y exigís una buena organización y planificación de su tiempo, tanto de estudio personal como de ocio y de libre disposición.

3- Les ofrecéis ayuda y colaboración para cumplir sus obligaciones de estudiantes, pero nunca los suplantáis en el esfuerzo que pueden y deben realizar ellos.

4- Les valoráis el esfuerzo, la responsabilidad y la ilusión que ponen en aprender y cumplir sus obligaciones mucho más que las notas que consigan.

5- Les aceptáis incondicionalmente tal como son, con sus cualidades y limitaciones, estimulándoles hacia la superación permanente.

6- Les ayudáis, con autoridad amorosa pero firme, a crecer en autonomía, hábitos de esfuerzo de estudio y responsabilidad.

7- No comparáis nunca los triunfos o fracasos de un hijo con los éxitos o fracasos de otros miembros familiares, o del entorno de amistades.

8- Les pedís, a cada cual, metas u objetivos posibles y realistas, de acuerdo con sus habilidades naturales y capacidades para el estudio que tienen.

9- Les comparáis el estudio a un deporte que requiere entreno diario, motivación, disfrute, concentración y alta autoexigencia.

10- Les escucháis en sus conflictos académicos, pero nunca les dais la razón sin antes saber la opinión al respecto de sus educadores o profesores.

11- Estáis muy alerta para que no os transfieran su obligación de estudiar, como si fuera una responsabilidad vuestra y no de ellos superar los cursos.

12- Periódicamente, por ejemplo cada semana, y no precisamente cada día o cuando hay exámenes, habláis sobre la marcha del curso y les estimuláis a superarse.

13- Les ayudáis, poco a poco, a aclararse para hacer una buena elección de los estudios que piensan hacer, reflexionando con ellos sobre las asignaturas que más les gustan, tienen mejores aptitudes, rinden más con menor esfuerzo, profesión en que les gustaría trabajar…

14- Actuáis siempre muy unidos y en coherencia, evitando en su presencia tanto las discusiones como las discrepancias, sobre en aspectos que referentes a ellos.

15- Habláis con ellos del uso selectivo de la TV, programas de videoconsolas, internet… En fin, vigiláis para que no se enganchen a programas basura y a videojuegos deformativos.

16- Les enseñáis el valor de la lectura como afición para que les facilite el estudio, aumente su capacidad de concentración, su riqueza de vocabulario y su facilidad de expresión.

17- Lográis en vuestro hogar un clima familiar afectivo, alegre, motivador, dialogante, de mutua confianza, en definitiva equilibrado emocionalmente.

18- No les prometéis recompensas por hacer o conseguir lo que es su deber, y nunca les prometéis o amenacéis con algo que no penséis cumplir.

19- Les hacéis comprender que si sus profesores consideran conveniente repetir un curso no es una tragedia, sino todo lo contrario una oportunidad para encauzar a mejor su futuro.

20-Tratáis a vuestros hijos como os gustaría que les tratasen los demás, con cariño, respeto, confianza, sinceridad…pero también con firmeza, cuando es necesario.

Publicado el

EXPLORANDO LAS RAZONES PARA ESTUDIAR

La motivación

La motivación es el motor que determina en gran parte el comportamiento de una persona. El interés y los motivos por el estudio operan como fuentes de energía que explican el por qué de determinadas actitudes y conductas del estudiante.  La motivación mantiene, regula y conduce la adquisición y mantenimiento de hábitos y técnicas de trabajo intelectual que aseguran las buenas notas. Fortalece y estimula el poder, el saber estudiar, pero muy especialmente el querer estudiar, en definitiva la voluntad y constancia.

 Lee detenida y reflexivamente los siguientes motivos de estudio, de manera que te ayuden a buscar las razones que actualmente tienes para seguir estudiando:

 

 * Motivaciones internas

 – Estudiar resulta interesante, provechoso y atractivo.

– Sencillamente, es maravilloso saber un poco más cada día. Me gusta estudiar.

– Con unos buenos estudios seré más feliz y haré felices a los que me rodean.

– Me gusta aprender y conocer cosas nuevas; me ayuda a conseguir la profesión que quiero y a superarme después como profesional.

– Con el estudio desarrollo las facultades mentales y la capacidad de reflexión.

– Me gusta una profesión determinada y quiero poder ejercerla siendo competitivo.

– Considero el estudio necesario para desarrollar mejor mi personalidad.

– A la hora de elegir una profesión que me gusta quiero tener posibilidades de competir a mi favor.

 

* Motivaciones externas

 – Actualmente hay que estudiar para tener posibilidades de encontrar buen trabajo.

– Es una manera de destacar y sobresalir entre mis compañeros.

– Para poder ganar dinero y vivir bien; eso lo conseguiré teniendo una buena carrera.

– Mis padres quieren que estudie y les hago.

– Por sacar buenas notas y tener contentos a mis padres.

– Me encanta tener amigos y relacionarme; los estudios son la mejor manera de hacer  amigos interesantes.

– Por no disgustar a mis padres. A ellos les ilusiona que estudie.

– Hoy todo el mundo necesita un título para conseguir un buen trabajo.

 

 

  • Escoge entre estas razones, u otras que puedas tener, las que más te convencen

     para seguir estudiando. Procura ponerlas en orden de importancia para ti.

 

                    1 ____________________________________________________________

         2 _______________________________________________________

         3 _______________________________________________________

         4 _______________________________________________________

         5 _______________________________________________________